Female Forward
Promover la igualdad de género en Italia: un largo camino por recorrer

Entrevista con Marina Lili Venturini, Presidenta de la asociación italiana Donne Elettrici (ANDE) y Presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de CIME Movimento Europeo
women protest

© PIXABAY - Antonio Cansino

"Empoderamiento femenino": una palabra muy en vouge que describe un proceso social y económico multidimensional que ayuda a las personas a desarrollar su talento, a tener el control de sus vidas y a aprovechar las oportunidades. En Italia las mujeres tienen -en comparación con otros países occidentales- una presencia baja en los puestos de responsabilidad y ni siquiera la mitad de las mujeres italianas forman parte de la población activa. La legislación italiana es moderna y bienintencionada para promover a las mujeres, pero el problema está profundamente arraigado y es cultural: las barreras invisibles que impiden a las mujeres tener éxito en sus profesiones y ocupar altos cargos están muy extendidas. El sexismo, la misoginia y el "machismo" son un problema y a veces se utilizan como arma contra las mujeres políticas. Y, sin embargo, con demasiada frecuencia el feminismo se utiliza indebidamente para hacer campaña política. En un país estructuralmente conservador en el que las pautas de pensamiento y comportamiento siguen estando marcadas por la fuerte influencia de la Iglesia católica. Hablamos de la situación y de cómo crear un entorno favorable para las mujeres en Italia con Marina Lili Venturini, Presidenta de la asociación Nazionale Donne Elettrici (ANDE), una ONG comprometida con la promoción de la ciudadanía activa y la conciencia política y la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres.

Empecemos nuestra conversación con la representación política: En el parlamento español, 166 diputados son mujeres, lo que representa el 47,4% de los escaños. Esto hace que el parlamento español sea el líder de la UE en paridad de género y el quinto del mundo, según cifras de ONU Mujeres. ¿Y en Italia?

En el Parlamento italiano tenemos una representación femenina muy baja: Italia ocupa la 39ª posición mundial. Bielorrusia, Etiopía y Burundi lo hacen mejor que nosotros. En el Parlamento italiano alcanzamos el 36% y el Senado lo hace aún peor, sólo el 32%. La igualdad de género es un gran reto en nuestro país, y las mujeres luchan mucho por alcanzar puestos de liderazgo. El techo de cristal aún está lejos de romperse no sólo en el Parlamento, sino en cualquier contexto de liderazgo.

El gobierno italiano intenta por ley atajar la escasa representación de las mujeres en la política y la economía. Además, una determinada cuota de lo que gastan los partidos políticos en eventos debe destinarse a la capacitación de las mujeres. Las cuotas de género son muy discutidas. ¿Qué opina de estas medidas legales para impulsar la representación femenina?

Las cuotas en Italia son imprescindibles. No soy partidaria de introducir cuotas para el empoderamiento de las mujeres, pero ayuda. Es una norma que hay que cumplir en las administraciones públicas o en los consejos de administración privados, y los hombres tienen que acostumbrarse a compartir el liderazgo con las mujeres y acostumbrarse a trabajar con ellas.

Female Forward
© FNF 

Ni siquiera la mitad de las mujeres italianas forman parte de la población activa; sin embargo, su trabajo podría impulsar los resultados económicos, según calcula el Banco Central de Italia. Las mujeres se enfrentan a mayores tasas de desempleo, trabajo a tiempo parcial y diferencias salariales entre hombres y mujeres. La "doble carga" de aceptar un empleo y al mismo tiempo prestar cuidados informales no remunerados y trabajos domésticos en el seno de las familias sigue recayendo en gran medida sobre las mujeres. Además, Italia fue uno de los países más afectados por la pandemia del COVID-19, lo que hizo que las mujeres tuvieran que enfrentarse a las consecuencias económicas y sociales.

Durante la pandemia muchas mujeres tuvieron que dejar su trabajo o lo perdieron. Italia se ha visto muy afectada por la crisis de la pandemia y todas sus consecuencias. Muchas mujeres siguen sin trabajo y quizá no busquen realmente uno nuevo. Los incentivos del Gobierno no son suficientes, e Italia no tiene suficientes infraestructuras adecuadas para apoyar a las mujeres en el trabajo como guarderías, jardines de infancia, escuelas, etc., especialmente en el sur del país. El equilibrio entre el trabajo y la vida privada es un elemento fundamental para el empoderamiento de las mujeres y sus oportunidades de crecimiento profesional, aumento de salario y puestos de liderazgo. El objetivo debe ser un equilibrio de género entre el trabajo y la familia, y un reparto equitativo de las tareas de cuidado y del hogar, para que las mujeres no se vean obligadas a realizar trabajos a tiempo parcial, mal pagados y de baja responsabilidad.

El Gobierno italiano ha aportado fondos masivos (PNRR-Piano Nazionale di Ripresa e Resilienza) con licencia del plan de la UE de próxima generación para reformar la administración pública y el estado de bienestar, lo que debería crear un entorno favorable para que las mujeres potencien sus oportunidades laborales y accedan a puestos de trabajo y a la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Queda por ver el alcance de estas acciones.

Empoderamiento femenino significa: "Nunca te rindas"

Marina Lili Venturini
Marina Lili Venturini, President of the Associazione Nazionale Donne Elettrici (ANDE) and President of the Commission of gender equality at CIME Movimento Europeo

La presencia de las mujeres en la política allana el camino para que las jóvenes de hoy sean modelos de conducta e inculca la creencia de que pueden ser lo que quieran, promoviendo una mayor representación política y social. La educación es la clave del pensamiento crítico, la autodeterminación y la libertad. ¿Qué se puede hacer para animar a las jóvenes a desarrollar su potencial?

En Italia, la falta de confianza en los políticos y en las instituciones del Estado no es un incentivo para que los jóvenes accedan a una carrera política. Tenemos que volver a construir una imagen de una política correcta y transparente en la administración y reconstruir los valores. Para ello es necesario un cambio de cultura y educación que empiece en las escuelas y no en la televisión.

Ya es hora de que las mujeres ocupen puestos de liderazgo en todos los ámbitos de la vida para aportar cambio y equilibrio en la mesa de decisiones, mejorar la democracia, diversificar el discurso, innovar, abordar las desigualdades. Independientemente de las conclusiones que podamos sacar, los factores que complican la situación pueden estar en juego y, obviamente, ser mujer no te convierte automáticamente en mejor líder, pero los buenos líderes son ambos, están dispuestos a escuchar (a los expertos en salud y a los científicos) y también están dispuestos a dar pasos bien pensados y a actuar con decisión. ¿Cuál es su percepción del liderazgo femenino?

El liderazgo femenino puede alcanzarse cambiando el enfoque cultural de lo que es el liderazgo, que es poder, pero también compromiso, habilidades y meritocracia. Todo esto puede ocurrir lejos del populismo que supone dar la vuelta a los derechos de las mujeres. No hay una verdadera democracia que funcione sin la participación igualitaria de las mujeres en la toma de decisiones, la política y el activismo cívico. Tenemos que defender los valores liberales y la democracia para garantizar la igualdad de género.

La última pregunta es personal: ¿Qué le parece importante decir con respecto a la capacitación de las mujeres?

En general, las mujeres tienden a no votar por las mujeres. Pero si no nos mantenemos unidas no conseguiremos generar el cambio. Empoderamiento femenino significa: "Nunca te rindas".

 

Las preguntas fueron hechas por Rahel Zibner, Project Manager en la oficina de la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad para España, Italia y Portugal, con sede en Madrid.