Guerra en Europa
Ucrania: ¡Juntos somos fuertes!

Italien Demos

picture alliance / Kontrolab | Salvatore Laporta/KONTROLAB / ip  

©

En toda Europa, la gente salió a la calle este fin de semana contra la guerra en Ucrania. Una importante muestra de solidaridad con todos los ucranianos. También a los casi tres millones de ucranianos que, según las estimaciones, trabajan en otros países europeos. Temen por sus seres queridos y hacen lo posible por apoyar la resistencia de su pueblo desde la distancia. Una visión que toma como ejemplo a Italia.

Ante la terrible guerra de agresión, Ucrania se está acercando no sólo a su territorio, sino a todo el mundo. El pueblo está demostrando una improvisación y una autoorganización impresionantes: mientras en Ucrania la gente resiste, construyendo juntos cócteles molotov en la plaza del pueblo y haciendo cola para donar sangre en los sótanos, los ucranianos en el extranjero hacen campaña incansablemente por sus compatriotas. Se calcula que casi tres millones de ucranianos trabajan en el extranjero, en Europa, constituyendo la mayor mano de obra externa de la UE. Se dice que Ucrania ha perdido al menos diez millones de personas a causa de la emigración desde los años 90, y la tendencia va a continuar con la guerra.

Durante mucho tiempo, fueron sobre todo las personas procedentes de la estructuralmente débil Ucrania occidental las que buscaban trabajo en la UE; desde las otras partes del país, el destino solía ser Rusia. Un punto de inflexión fue 2014, cuando Ucrania firmó el Acuerdo de Asociación con la UE, Rusia se anexionó Crimea y comenzó el conflicto en el este de Donbass. Los patrones migratorios ucranianos cambiaron bruscamente hacia el oeste.

Italia es, con diferencia, el país del sur de Europa que más personas de Ucrania atrae. Tras varias oleadas migratorias, hay unos 236.000 de ellos en Italia, sin contar las personas sin permiso de trabajo o residencia, según el último censo del ISTAT. Es probable que el número de casos no declarados sea mucho mayor (las estimaciones sitúan la cifra en torno a los 600.000). La ola de refugiados que se espera podría añadir cientos de miles más. La mayoría son mujeres y niños que cruzan la frontera con Polonia (unos 280.000) y el número de los que se desplazan a Italia u otros Estados de la UE aumentará con cada día del conflicto.

De norte a sur, miles de personas se reunieron también en las ciudades de la bota durante el fin de semana para protestar contra la guerra en Ucrania: Florencia, Bolonia, Módena, Bolzano, Parma, Reggio Emilia, Padua, Verona, Milán y Roma. En Italia, son sobre todo las mujeres ucranianas las que se manifiestan, piden que se recauden fondos, organizan acciones de ayuda, educan y prestan apoyo psicológico y material. Italia ha sido un ejemplo particular de la "feminización de la migración" durante muchos años. La comunidad ucraniana presenta la mayor brecha de género entre todos los extranjeros en Italia; el 80-90% de los ucranianos que trabajan en Italia son mujeres.

Las razones son una combinación de factores. Debido a los cambios demográficos (Italia es uno de los países con la población más envejecida de Europa), a los cambios en las estructuras familiares y a un mercado laboral informal tradicionalmente amplio, la demanda en Italia de mano de obra de bajo coste procedente del extranjero es mucho mayor que en otros países europeos. El trabajo de cuidados domésticos en Italia sigue asignándose principalmente a las mujeres. Dado que las mujeres italianas también llevan una vida orientada al trabajo y que hay una gran escasez de centros de atención estatales, los servicios domésticos se subcontratan a mujeres inmigrantes, en su mayoría irregulares. Ucrania es el principal exportador de cuidadoras a Italia; sin ellas, el sector de los cuidados se colapsaría.

La demanda de género en el mercado laboral italiano contrasta con la extrema brecha salarial y las difíciles condiciones socioeconómicas del país de origen de las mujeres. Ucrania es un país en transición; la situación económica es difícil y la implicación de los oligarcas en la corrupción y la política bloquea la aparición de la libre empresa y, por tanto, la creación de empleo y la formación de una clase media. La corrupción impregna todos los niveles de la sociedad; en el Índice de Percepción de la Corrupción, Ucrania ocupa el puesto 122 de los 180 países estudiados, a pesar de los pequeños avances. El desempleo es moderado, pero los salarios en Ucrania apenas alcanzan para vivir (el salario medio en 2021 no llega a 370 euros). De media, las mujeres ganan aún menos que los hombres y su situación es aún más precaria.

Para asegurar un mejor nivel de vida para su familia, muchas mujeres ucranianas se van a trabajar a países cercanos de la UE; para renovar la casa, comprar un apartamento o pagar los estudios de sus hijos. En Ucrania, sobre todo en el oeste del país, se calcula que unos 200.000 "huérfanos de la migración" crecen sin uno o ambos progenitores. Debido a la falta de canales legales de migración, muchas madres han dejado a sus hijos con los abuelos en Ucrania. Ahora están completamente sorprendidas por la invasión de los rusos y temen por la vida de sus hijos y familiares.

Desde el extranjero, trabajan para organizar la huida y la acogida en el país de destino. Las redes transnacionales -en gran parte informales- creadas a lo largo de los años por los ucranianos en el extranjero desempeñan aquí un papel especial. Permiten reaccionar de forma flexible y rápida a los cambios y crisis, ya que los problemas dentro de las redes informales pueden resolverse a nivel individual y no tienen que pasar por largos trámites burocráticos y registros. La migración engendra migración, es decir, las redes personales suelen generar un efecto multiplicador al estabilizar o ampliar los flujos migratorios. Como resultado, con la ayuda de las modernas tecnologías de comunicación y transporte, se han desarrollado amplios sistemas de servicios, como la red de minibuses ucranianos, que en tiempos de paz transportan no sólo personas sino también mercancías y cumplen la función de un servicio de correos entre Italia y Ucrania. Ahora llevan a los refugiados a sus familiares y amigos en países extranjeros seguros y donan bienes de ayuda a Ucrania. Las plataformas digitales se utilizan para gestionar las donaciones, organizar "viajes de evacuación" y publicar boletines con los muertos y heridos.

Decenas de rusos y bielorrusos en el extranjero también expresan su desaprobación de las acciones rusas. En la UE pueden expresarse con más libertad que en sus países de origen y subrayar: "¡No en mi nombre! Muchos ucranianos tienen familiares rusos y son bilingües. "Surshik" describe la lengua mixta entre el ruso y el ucraniano, que se habla mucho en Ucrania. La incredulidad y el horror son mayores, así como el increíble alcance de la agresión del "pueblo hermano" ruso. Este es también el caso de Katya, una profesora de Kiev, que huyó a Irpen durante el fin de semana: "Hasta mediados de la semana pasada, seguía haciendo una vida completamente normal. Incluso seguía haciendo planes para el fin de semana". Sabía de la posible ofensiva militar de Putin, pero suponía, como todo el mundo, que sólo sería en el este. La guerra contra ciudadanos pacíficos acelera la formación de la identidad ucraniana y la unificación.

Las expresiones de solidaridad y simpatía de todo el mundo son de inmensa importancia para los ucranianos en el país y en el extranjero. Las imágenes de los hitos iluminados en azul y amarillo en todo el mundo se muestran de arriba abajo en la televisión ucraniana. Katya aún no ha podido salir del sótano donde se encuentra, pero quiere visitar pronto a su tía en Italia. Dice: "Por favor, id a manifestaros todos. Las manifestaciones han conmovido a mucha gente, ¡algo así da fuerza a los ucranianos! ¡Lo principal es no quedarse callado ahora! Toda persona que esté dispuesta a defender a Ucrania es importante".