Vacunación
La Organización Mundial de la Salud afirma que la vacunación es una de las soluciones sanitarias más asequibles

Covid-19 ha demostrado la importancia de vacunar a los miembros más vulnerables de la sociedad
Vaccination
© Atalayar

La Organización Mundial de la Salud ha declarado que la vacunación es una de las intervenciones sanitarias más rentables que existen. Los programas de vacunación eficaces proporcionan protección y salvan a millones de personas de la enfermedad, la discapacidad y la muerte; pero también tienen el poder de controlar e incluso erradicar la enfermedad.  Es cierto que la poliomielitis y la tuberculosis ya no se consideran una amenaza en las naciones desarrolladas, mientras que la OMS declaró oficialmente que la viruela y la peste bovina han sido erradicadas; todo ello gracias a los sólidos programas de vacunación abiertos a todos.

Como presidente de GKSD Holding, presidente de GSD Middle East y vicepresidente del Gruppo San Donato, el mayor grupo sanitario privado de Italia, me enorgullece decir que hemos prestado un apoyo fundamental al Gobierno italiano desde el inicio de la pandemia en la lucha contra el COVID-19 y seguimos apoyándolo en los programas de pruebas y vacunación contra el COVID-19. También hemos estado apoyando a las naciones de bajos ingresos en África y la región de Oriente Medio y Norte de África durante muchos años a través de proyectos filantrópicos que permiten el intercambio de habilidades médicas a través de programas de formación, así como misiones médicas llevadas a cabo tanto en Italia como in situ. Posteriormente, en octubre de 2020, en mi calidad de Vicepresidente del Grupo, dirigí una mesa redonda en Roma con ministros de los gobiernos europeos y de la región de Oriente Medio y Norte de África, así como con representantes institucionales, con el fin de fomentar la cooperación entre las naciones que permitiera compartir estrategias en la batalla para erradicar el COVID-19.

Vaccination
© Atalayar

En octubre de 2020, la vacuna aún estaba en fase de prueba, pero todos los presentes tenían claro que el acceso universal y equitativo a cualquier vacuna contra el COVID-19 que se desarrollara sería un criterio fundamental si queríamos acabar con la pandemia. Ahora nos hemos dado cuenta de que la única manera de conseguirlo es que las naciones y los continentes más ricos, como los países del G7 -que han comprado la mayor parte del suministro de vacunas- empiecen a compartirlo con el resto del mundo. Las regiones ricas como Europa y América del Norte deben tomarse en serio la donación de vacunas y trabajar según un calendario con el programa Covax de la ONU. Si consideramos la tasa de vacunación nacional como punto de referencia para establecer un calendario, podríamos ver cómo las donaciones de vacunas europeas aumentan al mismo ritmo que la población nacional se vacuna. 

Es una estadística inaceptable que uno de cada cuatro ciudadanos de los países de renta alta se haya vacunado, mientras que esa cifra es sólo de uno de cada quinientos en las naciones de renta baja. Comparto la opinión del Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, de que semejante abismo de desigualdad es realmente un "escándalo moral".  Esta indignación parece haber sido finalmente escuchada por los líderes mundiales.  En la cumbre del G7 de 2021, celebrada en el Reino Unido, todos los participantes reconocieron la necesidad de adoptar un enfoque global de la vacunación. Durante los primeros días de la cumbre, los líderes de las principales naciones industriales acordaron comprometerse a entregar mil millones de dosis de vacunas Covid-19 a los países de bajos ingresos, en un intento de rechazar el enfoque "nacionalista" que se ha adoptado hasta ahora.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, President OMS
© Atalayar

La Unión Europea es uno de los principales actores en la lucha por la vacunación en el mundo y su proximidad a la región de Oriente Medio y Norte de África la ha convertido en el punto de partida ideal para un enfoque transfronterizo coordinado que mitigue los efectos de la pandemia en la región. La UE fue una de las primeras instituciones de altos ingresos que se comprometió con el dictamen COVAX que pedía una solución que "acelerara el desarrollo y la fabricación de las vacunas contra el COVID-19, así como los diagnósticos y los tratamientos, y garantizara un acceso rápido, justo y equitativo a ellos para la población de todos los países". La situación del COVID-19 en la India ha demostrado al mundo, y en particular a Europa, lo importante que es para todas las naciones vacunar a los miembros más vulnerables de la sociedad y al mayor número de personas posible si queremos detener la transmisión del virus.

Sin embargo, una de las principales preocupaciones de los líderes europeos es el nivel constante de desigualdades regionales dentro de los países mediterráneos. Como se señaló durante la Asamblea Regional y Local Euromediterránea, se planteó la preocupación por "el riesgo de una división de la vacunación e insta a los actores políticos a facilitar un acceso justo y equitativo para la salud". Es un supuesto correcto que, dado que la calamidad de Covid-19 afecta a la humanidad en su conjunto, ésta debe unirse y afrontar la situación como una sola si queremos derrotar a este enemigo invisible. Tenemos que dejar de lado las enemistades históricas, las posiciones políticas y el sentido del derecho si queremos salvar vidas. Además, Covid-19 ha demostrado al mundo que esta pandemia en curso pone de manifiesto la importancia de contar con sistemas sanitarios y de respuesta a emergencias sólidos. También ha demostrado que la colaboración entre los gobiernos, las instituciones multilaterales, la sociedad civil y el sector privado es posible con la voluntad adecuada.

Vaccination
© Atalayar

Me complace observar que en esta crisis actual no sólo se están uniendo los gobiernos, sino también las empresas y los filántropos. En particular, la U.E. entiende la importancia de cooperar con la región MENA para identificar estrategias y soluciones coherentes y eficientes que puedan mitigar las implicaciones de la COVID-19 y mejorar los sistemas sanitarios en general, partiendo de la premisa de que el fundamento absoluto y el componente clave de cualquier sociedad próspera está en que tenga una población fuerte, en forma y sana.

La pandemia de COVID-19 es quizás la mayor prueba en tiempos de paz para nuestra sociedad. Sin embargo, la pandemia también puede enseñarnos otra importante lección que bien puede salvaguardar nuestro futuro. Puede enseñarnos la importancia del altruismo. Durante demasiado tiempo, las naciones europeas ricas y desarrolladas han prestado atención de boquilla a las dificultades a las que se enfrentan los vecinos menos ricos del sur del Mediterráneo. Hemos ignorado durante demasiado tiempo la difícil situación de los países más pobres, donde las epidemias han golpeado a una población debilitada con una eficacia despiadada, del mismo modo que el COVID-19 está golpeando ahora a las naciones sanas y ricas.

En los años de la posguerra, la devastación que traían consigo las epidemias se limitaba a los países de ingresos bajos y medios; mientras que las naciones más ricas estaban protegidas por el fácil acceso a sistemas sanitarios avanzados, a menudo universales, programas de vacunación y avances tecnológicos en la atención médica.  El COVID-19 es un huésped invisible e inoportuno que no respeta fronteras, por lo que la cooperación y la colaboración entre naciones es de vital importancia. Debemos olvidar nuestras nacionalidades individuales y unirnos como seres humanos de igual valor. Lo importante hoy en día es crear una alianza en la que podamos compartir nuestras vacunas, ya que sólo unidos venceremos, divididos caeremos inevitablemente.

Vaccination
© Atalayar

El sistema sanitario es la primera línea de defensa contra este enemigo invisible. Tenemos que aprender de esta crisis e invertir en nuestros sistemas sanitarios en todo el mundo. Debemos ayudar a las naciones en desarrollo a acceder a servicios sanitarios eficientes. Para lograrlo, debemos seguir trabajando juntos de la misma manera que estamos trabajando juntos para derrotar al COVID-19. Tendremos que revisar nuestros modelos sanitarios y Europa puede compartir sus sistemas más eficientes y exitosos con sus socios de la región de Oriente Medio y Norte de África. Como presidente de GSD Oriente Medio y vicepresidente del Gruppo San Donato, he visto de primera mano cómo los operadores del sector sanitario privado tienen la clave.

Grupos sanitarios como GSD han demostrado que la sanidad privada puede integrarse plenamente en el sistema sanitario público. La sanidad privada puede desempeñar un papel fundamental durante una crisis al atender a un alto porcentaje de pacientes. De hecho, utilizando el ejemplo de GSD, aunque sólo representa el 13% del sistema sanitario, trató al 18% de los pacientes de COVID-19 en Lombardía al comienzo de la pandemia.  Las instalaciones de investigación médica de GSD también fueron fundamentales para el desarrollo de un tratamiento que salvara la vida de los pacientes de COVID-19. Estas cifras demuestran lo eficiente que puede ser el sector privado en términos de capacidad de respuesta cuando se integra adecuadamente en el sistema de salud pública y proporciona un modelo ideal para la futura colaboración euromediterránea.

Celebro el "compromiso reforzado" de la UE con sus vecinos mediterráneos y su afán por encontrar soluciones sanitarias tangibles a través de la cooperación.  Sin embargo, debemos reconocer la importancia de los entes locales y regionales como impulsores del desarrollo y seguir creando asociaciones de inversión que aumenten la resistencia de la región mediterránea, una región que ya se enfrentaba a importantes retos económicos, sociales y políticos antes de la pandemia. La U.E. tiene los conocimientos y la experiencia que puede transferir a sus Estados miembros más débiles y a sus vecinos mediterráneos y que les permitirá transformar las palabras en políticas y, finalmente, las políticas en beneficios que reduzcan las disparidades territoriales de la atención sanitaria dentro de cada nación.