Marruecos
España y Alemania se reconcilian con Marruecos

Nuevo comienzo en la sombra de la invasión rusa de Ucrania
Marokko

König Mohammed VI. von Marokko zusammen mit dem spanischen Premierminister Pedro Sanchez im Königspalast in Rabat, Marokko

© picture alliance / abaca | Balkis Press/ABACA

Las relaciones hispano-marroquíes están desoladas desde abril de 2021, cuando Brahim Ghali, destacado dirigente del movimiento de liberación del Sáhara Occidental Frente Polisario -y como tal considerado enemigo del Estado por Marruecos- fue tratado en un hospital español de una enfermedad Covid 19.

Hasta hace poco, las relaciones entre Alemania y Marruecos eran aún peores. En marzo de 2021, el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí había ordenado prohibir los contactos entre todas las instituciones del Estado y la embajada alemana y las organizaciones alemanas después de que Alemania denunciara, entre otras cosas, el reconocimiento del presidente estadounidense Donald Trump en las Naciones Unidas de las reivindicaciones de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. Pero ahora hay un deshielo en ambos frentes.

Relaciones hispano-marroquíes

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, fue recibido con todos los honores por el rey Mohamed VI en Rabat el 7 de abril, siendo incluso invitado a romper el tradicional ayuno del Ramadán. El encuentro anunció una nueva etapa en las relaciones bilaterales y marcó un cambio de rumbo radical por parte de España. En una carta dirigida a Mohamed VI, Sánchez había expresado por primera vez su simpatía por el plan de Rabat de conceder al Sáhara Occidental derechos de autonomía de gran alcance a cambio de apuntalar la afiliación territorial del territorio a Marruecos. Hasta ahora, España, como antigua potencia colonial, se había mantenido neutral en este tema tan sensible.

El propio Sánchez se enfrentó a duras críticas en España por la medida, que no fue coordinada con su socio de coalición populista de izquierdas, Unidas Podemos. Pocas horas antes de partir hacia Rabat, el Congreso español votó a favor de una moción que rechazaba el cambio de rumbo y convocaba, en cambio, un referéndum, con los votos del socio de coalición y de otros partidarios del gobierno en minoría, así como del conservador Partido Popular.

Aunque expertos como Eduard Soler i Lecha, del reputado think tank barcelonés "CIDOB" (coautor de nuestro estudio "Creating Euro-Mediterranean bonds that deliver"), creen que la normalización de las relaciones se habría producido probablemente antes o después, la guerra de Ucrania no ha hecho más que acelerar el proceso. Esto se debe a que Marruecos ha actuado tradicionalmente como socio de la UE en su política migratoria en el Mediterráneo occidental, con el objetivo de evitar que los inmigrantes irregulares salgan del territorio del país hacia España. Una política que es criticada repetidamente por ser poco compatible con el derecho internacional.

La asociación con Marruecos y la forma en que está estructurada es aún más importante porque la pérdida de la cosecha de trigo debido a la guerra ya está dando lugar a la preocupación de que esto pueda provocar una presión migratoria adicional en las fronteras exteriores de la UE, especialmente en la región del Sahel. El gran número de refugiados procedentes de Ucrania agota aún más la capacidad de absorción y la voluntad de muchos países de la UE. Entre los beneficiarios de la reconciliación hispano-marroquí se encuentran miles de marroquíes que se ganan la vida en la UE y que ahora tienen una ruta directa de ida y vuelta a España.

Desde el punto de vista de Marruecos, el bloqueo diplomático parece estar dando sus frutos, ya que España no sólo se está acomodando a Marruecos para volver al status quo bilateral en la cuestión del Sáhara Occidental, sino que se está metiendo en nuevos problemas con Argelia, el archienemigo de Marruecos, precisamente por este motivo. España obtiene casi el 50% de sus importaciones de gas del vecino marroquí, por lo que es muy dependiente, sobre todo porque Rusia ocupa el segundo lugar con algo menos del 20%. Pero Argelia debería, en última instancia, resistir la tentación de utilizar sus suministros de gas como palanca: Su reputación como proveedor fiable es demasiado buena, incluso en tiempos de crisis, y la perspectiva de nuevos negocios con Europa es demasiado tentadora a la luz de la guerra de Ucrania (Italia ya ha cerrado recientemente un acuerdo en este sentido para reducir su dependencia de Rusia). Sin embargo, Argelia advierte a España de que no debe enviar ni siquiera una parte del gas argelino a Marruecos, ya que esta afrenta podría provocar un cese del suministro.

Alemania y Marruecos se acercan

La reconciliación entre Alemania y Marruecos comenzó incluso antes del ataque ruso a Ucrania. Se basó en el presunto gran interés de ambas partes por reanudar una amplia cooperación al desarrollo y tuvo lugar con motivo de la toma de posesión de nuevos gobiernos en ambas capitales. Berlín dio el pistoletazo de salida publicando en su página web una actitud más conciliadora y amistosa hacia Marruecos, aunque sin cambios en su contenido por su parte. A ello siguió una carta del presidente alemán y una videollamada entre los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países.

También es probable que la guerra de agresión rusa contra Ucrania intensifique aún más las relaciones germano-marroquíes. Además de la cooperación en materia de política migratoria, la asociación energética con Rabat es de especial interés para Berlín. Con la ayuda de Marruecos, Alemania podría beneficiar en dos cosas a la vez: reducir su propia dependencia del gas ruso y utilizar el hidrógeno verde del desierto marroquí para avanzar en la lucha contra el cambio climático. Los dos países firmaron un acuerdo correspondiente en 2020.

Ya entonces, la asociación energética con Marruecos era de gran importancia para Alemania, ya que pocos países pueden presumir de una combinación comparable de radiación solar, estabilidad política y conocimientos técnicos. Esto es aún más cierto hoy en día, ante la amenaza de un déficit en el suministro de gas ruso.

Marruecos se mantiene al margen de la votación de la ONU contra Rusia

Sin embargo, a pesar del deshielo diplomático, los Estados miembros de la UE no consiguieron que Marruecos se uniera a la amplia alianza de 141 Estados que condenaron la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania en la Asamblea General de la ONU a principios de marzo. Marruecos se mantuvo al margen de la votación, probablemente preocupado por la posibilidad de que Rusia tomara represalias apoyando al Frente Polisario en el Sáhara Occidental. Al igual que las fricciones diplomáticas del año pasado, esto subraya el hecho de que el Reino de Marruecos persigue una política exterior segura de sí misma e independiente, que a veces persigue intereses que pueden entrar en conflicto con los de sus socios europeos.

Por tanto, España y Alemania harían bien en cultivar y ampliar su asociación con Marruecos para aprovechar el potencial resultante para ambas orillas del Mediterráneo. Al mismo tiempo, no deben depender demasiado de cada país, especialmente en los ámbitos de la migración y la política energética.

 

Bei Medienanfragen kontaktieren Sie bitte:

Helena von Hardenberg, Presse und Digitale Kommunikation
Helena von Hardenberg
Press Officer and Deputy Press Spokesperson Foreign Offices
Phone: +49 30 288778-565