EMPRENDIMIENTO
Educación y formación hoy para las alianzas del mañana

Students
© Stanley Morales - Pexels

La educación se ha conformado como uno de los espacios estructurales más relevantes para la conformación de una nueva sociedad. En la segunda edición de EUROMENA Show, impulsada bajo el apoyo de la Fundación Friedrich Naumann y en colaboración con la Casa Árabe, ha planteado los diferentes retos a los que la sociedad se va a haber expuesta tanto a corto como a medio plazo, entre ellos el desafío de la educación como herramienta básica para el cambio social. Como consecuencia de la propagación de la pandemia de la COVID, la sociedad actual plantea una serie de retos que se deben abordar en términos de cooperación y vecindad entre todos los países y por este motivo el EUROMENA Show se ha configurado como el marco idóneo para dar salida a estas nuevas discusiones.

Student
© Michael Burrows - Pexels

Hace más de medio siglo que, acabada la II Guerra Mundial e iniciado el convulso proceso de descolonización e independencia, las antiguas metrópolis europeas se dieron cuenta de que los nuevos países soberanos precisarían de todo tipo de ayudas para comenzar su andadura e integrarse en el proceloso mundo de las relaciones políticas y económicas internacionales.

Quién más, quién menos, las grandes potencias colonizadoras de antaño incluyeron en sus presupuestos anuales desde los años sesenta los primeros capítulos destinados a la imprescindible ayuda al desarrollo. La creación de la Unión Europea ha convertido esta rúbrica en mucho más que una relación individualizada entre antigua metrópolis, país del primer mundo, y nuevo país soberano, ex colonia de aquella. Estamos ante una auténtica política de Estado, reconvertida en este caso en política internacional del conjunto de la UE.

Education
© Atalayar

En el panorama geopolítico global esto es particularmente importante en la relación entre la UE y la extensa región conocida como MENA, acrónimo inglés correspondiente a Medio Oriente y Norte de África, o sea un inmenso conglomerado de países, desde Marruecos a Irán, equivalente al doble de la extensión de Europa, a casi 400 millones de habitantes, al 60% de las reservas petroleras de todo el mundo y al 45% de las de gas natural. Pero, sobre todo, con un capital humano compuesto por una juventud deseosa de empuñar las riendas de su propio destino.

Ese enorme capital humano, pleno de explosiva vitalidad, será absolutamente decisivo –ya lo es de hecho- para encauzar los derroteros por los que conducirán a sus respectivos países. Que esos futuros líderes empresariales  de los países MENA se hayan formado y educado en los valores del liberalismo político, se traducirá en que sus decisiones estarán basadas en la responsabilidad tras un exhaustivo análisis de sus contextos políticos, económicos y sociales. Que esos líderes políticos, empresariales y sociales del mañana se hayan formado y educado en esos valores liberales constituirá, por lo tanto, un inmenso factor de estabilidad y progreso tanto para la UE como para el conjunto de la región MENA.

Entrepreneur
© Cottonbro - Pexels

El incontenible avance hacia un mundo dominado por la tecnología no excluye que las nuevas y más sofisticadas máquinas serán manejadas o habrán sido diseñadas y programadas por seres humanos, que seguramente seguirán experimentando sentimientos como la amistad, el compañerismo, el trabajo en equipo o el amor. La interrelación de esas personas, europeas y musulmanas, será fundamental para que tanto la UE como la MENA puedan mirar juntos hacia un mismo horizonte de paz, progreso y prosperidad.

Es, pues, en su propio interés que la UE no escatime medios e invierta en la educación y formación, en todos sus grados, de los futuros empresarios MENA. Porque esa instrucción conjunta alumbrará, sin duda alguna, formas muy parecidas de contemplar la vida a una orilla y otra del Mediterráneo, a un confín y otro del sur de Europa y del sudoeste de Asia, cada uno con sus peculiaridades, claro está, pero sobre todo habrá un importante denominador común, integrado tanto por el dominio de lenguas comunes en las que expresarse como por las técnicas, también comunes, del trabajo en equipo y de la toma de decisiones conjuntas aún estando unos de otros a miles de kilómetros.

Entrepreneur
© Pexels

La potenciación de estas inversiones, sea a través de todo tipo de becas, o bien mediante la organización de seminarios, grupos de debate, programas de capacitación y de formación continua, constituirá a ciencia cierta la base de una sólida relación futura. Hoy como ayer, pero también mañana, son las élites intelectuales emprendedoras las que mueven y transforman el mundo. Todos los integrantes de tales élites interiorizan para el resto de sus vidas los cursos, los compañeros, los amigos que forjaron e influyeron en los años en que se determinaba su porvenir. Que en la memoria de esos futuros líderes MENA esté siempre Europa, además del recuerdo y la relación profesional y empresarial con sus colegas de curso o de estudio, determinará asimismo la capacidad europea para seguir contribuyendo a diseñar el mundo conforme a los valores liberales que, a pesar de todos los pesares, la han hecho grande.     

Pedro González Martín es periodista y licenciado en Derecho y Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Con una dilatada experiencia profesional en distintos medios de comunicación como corresponsal en París y Ginebra y Jefe de Internacional para TVE, entre otros. Fue cofundador y director de informativos de Euronews y de Canal 24 Horas, el primer todo noticias de televisión que se implantó en España (1997) que aportó la innovación de la tecnología digital para su producción y emisión.