Italia
Tras las elecciones italianas: Una mirada a la esperanza desde Roma, y desde Italia.

Rome

Rome

© Pixabay

El 3 y 4 de octubre, los italianos acudieron a votar en las elecciones locales a unos 1.200 alcaldes. El fin de semana pasado se celebró una segunda vuelta, cuando fue necesario.

El panorama político antes de las elecciones era bastante desigual. A pesar de la amplia mayoría que apoya al gobierno nacional, presidido por el primer ministro Mario Draghi, que va desde el populista Movimiento 5 Estrellas hasta la populista Lega y en medio el Libre e Igual, el Partido Democrático, +Europa, Azione, Italia Viva, Forza Italia - los partidos participaron en las elecciones locales en diversas coaliciones.

En las ciudades más grandes, como Roma, Milán, Turín, Nápoles o Bolonia, los candidatos principales fueron apoyados por diferentes partidos. Por ejemplo, en Nápoles y Bolonia, los candidatos de centro izquierda fueron apoyados por una gran coalición que incluía desde el Movimiento 5 Estrellas hasta partidos del centro moderado: en ambas ciudades el candidato de centro izquierda ganó en la primera vuelta electoral.[1] En Milán, el alcalde en funciones, Giuseppe Sala, un político independiente cercano al Partido Democrático, fue reelegido en la primera votación con una amplia mayoría. Debido a que el Movimiento 5 Estrellas participó en las elecciones con su propio candidato, Sala fue apoyado por una estrecha coalición e incluso por el movimiento de Matteo Renzi, Italia Viva, Azione y +Europe, que se aliaron en una lista de Reformistas. En Turín, el candidato de centro izquierda fue apoyado por la misma coalición que estuvo con Sala en Milán, mientras que el Movimiento 5 Estrellas, que (mal) administró la ciudad durante la pasada legislatura, intentaba competir con un nuevo candidato.

[1] Según la ley electoral local italiana, las ciudades con más de 15.000 habitantes eligen a su alcalde en primera vuelta si el candidato alcanza una mayoría de al menos el 50% más uno de los votos. Cuando ninguno de los candidatos alcanza dicho umbral, los dos más votados se enfrentan a una segunda vuelta.

Streets Italy
Italy © Pixabay

En general, las recientes elecciones locales tuvieron una baja participación: menos del 50% de los votantes acudieron a las urnas. El Movimiento 5 Estrellas va perdiendo terreno, y esto puede considerarse una buena noticia para Italia: haber demostrado estar al frente del gobierno nacional y de la administración local parece ser suficiente.

Pero el escenario más interesante ha sido el que se ha presentado en Roma, la ciudad más importante, no sólo por ser la capital de la República. En 2016, Virginia Raggi, una miembro totalmente desconocida del Movimiento 5 Estrellas, se convirtió en la alcaldesa de Roma, obteniendo su éxito gracias a la decepción general de los partidos del establishment tras la dimisión del anterior alcalde, Ignazio Marino (por aquel entonces una figura prominente del Partido Democrático). El éxito de Raggi, junto con Chiara Appendino, que es otro ejemplo de político desconocido del Movimiento 5 Estrellas, que se convirtió en la misma elección en alcalde de Turín, anunció el siguiente éxito del Movimiento 5 Estrellas en las elecciones parlamentarias celebradas en marzo de 2018.

La administración de Raggi fue una de las peores de la historia de Roma desde los tiempos de Ernesto Nathan[1]: la enésima prueba de la absoluta falta de experiencia y de habilidades de los representantes del Movimiento 5 Estrellas. Los últimos días de la administración de Raggi se describen sombríamente con imágenes de una manada de jabalíes paseando por las calles de Roma.

A pesar de tal demostración de mala administración, el Partido Democrático buscó una alianza con el Movimiento 5 Estrellas. Este plan sólo se desvaneció cuando quedó claro que la Sra. Raggi debería haber sido la candidata: en ese momento los demócratas decidieron designar a su propio candidato, el ex ministro de Economía Roberto Gualtieri.

Las negociaciones tuvieron su coste: el intento de llegar a un acuerdo impidió cualquier posibilidad de apoyar a Carlo Calenda como candidato. Calenda, ex ministro de Desarrollo Económico y firme reformista, era un fuerte crítico de la alianza entre el Partido Democrático y el Movimiento 5 Estrellas, desde la época del segundo gobierno liderado por el ex primer ministro Giuseppe Conte.

[1] V. Emiliani, Roma capitale malamata, Bologna, 2018.

Italy
Italy © Pixabay

Calenda fue el primer candidato a la alcaldía de Roma, ofreciendo al Partido Democrático la posibilidad de apoyarle, con una simple -y sensata- condición: que fuera el candidato de los reformistas italianos, explícitamente en contra de ambos, populistas de derecha como la Lega y Hermanos de Italia (un partido de extrema derecha) y populistas indefinidos como el Movimiento 5 Estrellas.

En cuanto quedó claro que el Partido Democrático sigue empeñado en establecer una alianza estructural con el Movimiento 5 Estrellas, Calenda decidió presentarse a las elecciones en solitario, con una lista única. Calenda hizo campaña durante casi un año, difundiendo sus ideas sobre cómo gestionar una ciudad compleja como Roma. Se autoproclamó socialmente liberal y, a pesar de algunas incoherencias, hay quien dice que encajaría bien en el papel de futuro líder de un movimiento liberal, reformista y pro-europeo en Italia.

La lista de Calenda alcanzó casi el 20% de los votos; al final Calenda llegó tercero en las elecciones a la alcaldía, por detrás de Gualtieri (que ganó la segunda vuelta electoral), Michetti, el candidato de la coalición de centro derecha, pero por delante de Raggi.

Este debería ser un primer paso para unir a todos los liberales y reformistas repartidos por toda Italia y el espectro político. Si Calenda llegara a ese resultado, podría empujar al Partido Democrático a dejar al Movimiento 5 Estrellas a su suerte, y marginarlos a la oposición. Después de todo, no es casualidad que Calenda, junto con los partidos liberales +Europa e Italia Viva, sea uno de los más firmes partidarios de Mario Draghi como primer ministro. Draghi fue un regalo del cielo, cuando sustituyó a Giuseppe Conte, ampliando la mayoría parlamentaria de apoyo al gabinete. Está gestionando bien la pandemia del Coronavirus y el Plan de Recuperación; ayudando a la economía italiana a recuperarse. Según el Fondo Monetario Internacional, en un comunicado en octubre, se preve que el PIB de Italia crezca un 5,8% este año, un 0,9 de punto porcentual más que la previsión de julio. Además, la deuda pública de Italia debería bajar al 154,8% del PIB en 2021, desde el 155,8% en 2020, para luego caer al 150,4% en 2022 y al 146,5% en 2026.

El mayor riesgo para el largo camino hacia la recuperación son los actuales partidos principales italianos: en enero de 2022 el parlamento italiano nombrará un nuevo presidente de la República. Parece que Draghi podría ser una opción. Por el bien de Italia, esa no debería ser la elección. Sería otro ejemplo del viejo principio romano: promoveatur ut amoveatur (promuévelo para eliminarlo). Italia necesita desesperadamente a Draghi como primer ministro mientras sea capaz de ocupar el puesto. Y después, Italia necesita seguir el mismo camino que ha seguido Draghi. Para asegurar esto, Calenda y todos los mismos partidos que le rodean (+Europa, Italia Viva y quizás las figuras más liberales de Forza Italia) deberían pasar de Roma a toda Italia. Esto podría obligar al Partido Democrático a dejar de lado la incomprensible alianza con el Movimiento 5 Estrellas, y ayudar a promover una coalición de reformistas consecuentes. 

[1] Según la ley electoral local italiana, las ciudades con más de 15.000 habitantes eligen a su alcalde en primera vuelta si el candidato alcanza una mayoría de al menos el 50% más uno de los votos. Cuando ninguno de los candidatos alcanza dicho umbral, los dos más votados se enfrentan a una segunda vuelta.

[2] V. Emiliani, Roma capitale malamata, Bologna, 2018.