Crisis de gobierno
Italia vuelve a caer en los viejos esquemas

Draghi
© picture alliance / ASSOCIATED PRESS | Gregorio Borgia

Desde ayer por la tarde está claro: en Italia, el gobierno está - una vez más - al borde del colapso. Italia vuelve a caer en los viejos esquemas en los que las luchas partidistas y de poder han llevado regularmente al colapso del gobierno durante décadas. ¿Qué significa esto para la tercera economía de Europa?

El tecnócrata sin partido Mario Draghi asumió el cargo con el ambicioso plan de sacar a Italia de la crisis del Coronavirus para las próximas elecciones generales de 2023, aplicando el plan de reconstrucción con unos 200.000 millones de euros del paquete de ayuda de la UE al Coronavirus y devolviendo a Italia a la senda del crecimiento. "Garantizo las reformas", dijo Draghi cuando asumió el cargo y cumplió su palabra. Las cosas fueron bien: la economía se recuperó y la pandemia parecía haber terminado gracias a un plan claro. Políticamente, el país vivió un punto de inflexión cuando Mario Draghi asumió el cargo en 2021 y hubo un periodo de inusual estabilidad política con la reelección de Sergio Mattarella como presidente. Pero ayer, el primer ministro Draghi presentó su dimisión al presidente Sergio Mattarella.

La dimisión vino precedida de una moción de censura en el Senado, que Draghi ganó fácilmente con 172 votos a favor y sólo 39 en contra, pero en la que los 61 senadores del cogobernante Movimiento Cinco Estrellas, al no participar en la votación, negaron de facto su lealtad a Draghi y, por tanto, su confianza. El Movimiento Cinco Estrellas rechazó la idea de que el voto de confianza tuviera como objetivo sacar adelante un decreto de ayudas multimillonarias por la subida de los precios de la energía y la inflación a las familias y empresas. Entre otras cosas, exigían más dinero y querían impedir que el alcalde de Roma recibiera poderes especiales para construir rápidamente una planta de incineración de residuos. Detrás de esta disputa, sin embargo, había ante todo un cálculo político: el populista Movimiento Cinco Estrellas se encuentra en una espiral descendente imparable. Como antiguo partido de gobierno (al fin y al cabo, el movimiento fue por un breve periodo de tiempo la fuerza política más fuerte y, con su actual líder de partido, Giuseppe Conte, le proporcionó la jefatura de gobierno hasta 2021), y ahora se encuentran en torno a sólo un 10% en las encuestas de opinión. El Movimiento Cinco Estrellas quería aprovechar la disputa sobre las ayudas para darse a conocer y recuperar votos.

Si miramos atrás, podría decirse que el Movimiento Cinco Estrellas dejó que se derrumbara el "gobierno de unidad nacional" de forma imprudente, provocando la dimisión de Draghi, pues su mandato ya no existía en su formato actual. No quería presidir una coalición enfrentada y políticamente incapaz de actuar. Entre bastidores, la enorme coalición de "unidad nacional" hace tiempo que está que arde; es una amalgama de partidos completamente diferentes que, en realidad, están irremediablemente enfrentados. El Movimiento Cinco Estrellas se apresuró a declarar tras la votación que no se trataba de una ruptura con la coalición, y no podemos negar que es una maniobra políticamente irresponsable. Han jugado con fuego y han sumido a Italia en otra profunda crisis gubernamental, y además en un momento inoportuno, frente a la sequía, la inflación, la guerra en Europa y una pandemia que apenas ha quedado atrás.

Ahora depende en gran medida del Presidente Mattarella el camino que tomará el país para salir de esta crisis de gobierno. Además de las responsabilidades ceremoniales, el presidente italiano desempeña un papel fundamental como fuerza estabilizadora en situaciones de inestabilidad política. Mattarella rechazó la dimisión de Draghi y le emplazó a dirigirse la semana que viene a las dos cámaras del Parlamento, la Cámara y el Senado, para ver si puede reunir nuevos apoyos y formar un nuevo gobierno. Queda por ver si Draghi podrá conseguirlo. Como alternativa, Mattarella podría nombrar a un jefe de gobierno interino para que tome el relevo hasta las próximas elecciones generales. Se está considerando como candidato a Giuliano Amato, presidente del Tribunal Constitucional.

También se está considerando la posibilidad de celebrar elecciones anticipadas. Pero esto podría provocar la pesadilla de un giro a la derecha en Italia y, por consiguiente, en toda Europa: el ganador sería probablemente el partido de extrema derecha Fratelli d'Italia, que se quedó en la oposición y no se unió al gobierno de coalición. En los sondeos, siempre están a la cabeza. La líder del partido, Giorgia Meloni, también presidenta del partido derechista Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), entre otras cosas, es una líder carismática con habilidades comunicativas y de aspecto responsable. Pero en los sondeos sigue estando por detrás del líder de la Liga, Matteo Salvini, en la extrema derecha. En las filas de su partido, escéptico respecto a la UE, hay fascistas de pura cepa. En una coalición con los otros partidos de derecha de la Liga y Forza Italia, la victoria electoral sería segura.Un punto positivo es que en el centro del espectro político los partidos liberales como PiuEuropa, Azione, Ali y otros se están acercando. Por ejemplo, se ha fundado recientemente un comité para la protección de la democracia liberal junto con el comité de expertos de la Fondazione Luigi Einaudi para una mayor cooperación. Los partidos liberales y proeuropeos, entre los que se encuentra la Italia Viva del ex primer ministro Matteo Renzi, forman parte del gobierno de coalición y apoyaron desde el principio la candidatura de Mario Draghi. Están comprometidos con otro gobierno con Draghi al frente y quieren continuar el curso de modernización en el que se han embarcado después de las próximas elecciones parlamentarias, sean cuando sean.

Helena von Hardenberg

Helena von Hardenberg, Presse und Digitale Kommunikation
Helena von Hardenberg
Press Officer and Deputy Press Spokesperson Foreign Offices
Teléfono: +49 30 288778-565