Política UE
Reacciones al Pacto Migratorio de España e Italia

Reactions to the Migration Pact from Spain and Italy

En el sur de Europa, las reacciones a la propuesta de la Comisión de la UE son variadas. En España en particular, hay poco entusiasmo por el hecho de que no se hayan tenido en cuenta posiciones clave del país. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del PSOE (“Partido Socialista Obrero Español”) se prepara para unas duras negociaciones en Bruselas y ha pedido a los tres ministerios competentes (interior / exterior / migración) que analicen previamente la propuesta. En Italia, en cambio, las reacciones son más positivas.

España

El gobierno español intentó encontrar un lenguaje más conciliador. Madrid no rechazó de plano el pacto, pero habló de tener que estudiar primero en detalle el concepto propuesto. Hay razones para esto: por un lado, la propuesta de compromiso no sorprende, porque hacía tiempo que estaba claro que no se podían establecer cuotas vinculantes con los intransigentes de Europa del Este. Por otro lado, en vista del inminente paquete de recuperación de Covid, actualmente no hay ninguna inclinación a estar en desacuerdo con la Comisión sobre este tema. Además, es probable que la coalición de Sánchez y el partido de izquierda “Podemos” sea aplastada en el frente interno si parece que una disputa con Bruselas se está llevando a cabo a espaldas de migrantes.

Entre los puntos que deberían haberse tenido en cuenta desde el punto de vista español están un mecanismo de distribución automática a la llegada a la UE y la presión migratoria desde América Latina que además afecta a España. Por ejemplo, llegan a España en avión significativamente más solicitantes de asilo de las antiguas colonias que “inmigrantes ilegales” por el Mediterráneo. España también rechaza los procedimientos exprés en las fronteras exteriores, temiendo imágenes negativas y nuevos campos de refugiados. Sobre el tema central de las deportaciones facilitadas de los solicitantes de asilo rechazados, no es incorrecto señalar que con frecuencia se debe a la falta de cooperación de los países de origen o la falta de documentos que dificultan la repatriación, y no tanto a una normativa comunitaria inadecuada.

Especialmente en este sentido, España no depende del apoyo del norte o este de la UE, ya que mantiene estrechas relaciones diplomáticas con Argelia y Marruecos, debido a sus lazos históricos y proximidad geográfica. Por último, el gobierno español está fundamentalmente insatisfecho con el hecho de que los cambios prácticos al tan criticado procedimiento de “Dublín” son principalmente de naturaleza retórica e incluso crean nuevas excepciones. Sin embargo, esto cambia poco el principio de responsabilidad del país de llegada.

Italia

En Italia, prevalece la opinión similar de que la propuesta es ante todo una base para la negociación, lo cual es objetivamente cierto. No obstante, el primer ministro italiano, Guiseppe Conte, se mostró algo más optimista y habló de un paso importante hacia una auténtica política migratoria europea: “Nadie espera que la gestión de los flujos migratorios, un tema muy complejo y controvertido, pueda resolverse de un mes a otro. . Todos seguimos un camino marcado por hitos importantes en 2018 cuando nos dimos cuenta de que teníamos que cambiar el régimen de Dublín ”. El ministro de Asuntos Europeos de Italia, Enzo Amendola, comentó en consecuencia: “Estamos en un punto de inflexión. Será una negociación compleja y delicada. Pero Italia está en primera línea ”. Debería ayudar el hecho de que las elecciones regionales de finales de septiembre terminaron de manera amistosa y que Toscana en particular no cayó en manos de la “Lega” de derecha del ex ministro del Interior Matteo Salvini. Pero los años de disputas en la UE sobre una política migratoria uniforme han asegurado en cualquier caso que Italia haya tomado las riendas en sus propias manos desde hace algún tiempo. A finales de 2019, por ejemplo, Italia renovó su pacto migratorio con Libia, que se considera muy controvertido desde una perspectiva de derechos humanos. Sin embargo, una cosa es cierta: mientras Bruselas no proporcione ningún alivio real a los países del sur de Europa que bordean el Mediterráneo, es probable que estas "soluciones" bilaterales aumenten en el futuro.

For press inquiries please contact

Helena von Hardenberg, Presse und Digitale Kommunikation
Helena von Hardenberg
Press Officer and Deputy Press Spokesperson Foreign Offices
Phone: +49 30 288778-565