RE:START21
RE:START para Italia - ¿El plan de recuperación es un punto de inflexión?

El primer ministro italiano, Mario Draghi, quiere reconducir el atribulado país por la senda del crecimiento con un ambicioso plan, pero las dudas persisten.
Premierminister Draghi
Premierminister Draghi während einer Rede zu seinem Wiederaufbauplan © picture alliance / ZUMAPRESS.com | Roberto Monaldo

 

Italia lleva años en crisis: su enorme montaña de deuda y el retraso en las reformas, la inestabilidad política crónica y, más recientemente, la crisis del coronavirus han dejado al país muy maltrecho. El gobierno de "unidad nacional" de Mario Draghi ha impulsado un plan de reconstrucción para devolver al país a la senda del crecimiento. Para ello se utilizarán los cerca de 200.000 millones de euros del paquete de ayudas de la UE; una suma sin precedentes y una oportunidad única para modernizar el país. "Garantizo las reformas", promete el jefe del gobierno italiano. Pero, ¿en qué medida son realmente sustanciales los planes? Hemos preguntado al experto Carlo Stagnaro, del Istituto Bruno Leoni.

El plan de recuperación del gobierno, de 300 páginas, pretende abordar de una vez casi todos los problemas que tiene Italia desde hace tiempo, desde la reforma fiscal hasta la liberalización del mercado y la modernización administrativa. ¿Qué dice exactamente?

El "Plan Nacional de Reconstrucción y Resiliencia" (PNRR) prevé una serie de reformas e inversiones, divididas en seis capítulos: 1) digitalización, innovación, competitividad cultural; 2) revolución verde y transición ecológica (incluidas las energías renovables y la agricultura sostenible); 3) infraestructura para la movilidad sostenible; 4) educación e investigación; 5) inclusión y cohesión social; 6) salud (renovación del sistema sanitario). En general, el plan no entra en grandes detalles sobre las inversiones o reformas individuales, pero ofrece algunas orientaciones. El plan consiste en utilizar todos los fondos europeos (191.000 millones de euros en subvenciones y préstamos y 13.000 millones de euros del fondo estructural React-UE), complementados con unos 30.000 millones de euros de un fondo nacional. El plan presupone una gran confianza en la capacidad del país para gastar los fondos de forma completa y eficiente, lo que dista mucho de ser una realidad dada la experiencia con los fondos de cohesión europeos. (Italia solo utilizó en realidad alrededor del 40% de los fondos aprobados por Bruselas entre 2014 y 2020 debido a la excesiva burocracia, la poco clara delimitación de competencias entre el estado y las regiones y un poder judicial ineficiente). Sobre todo, se espera que el gasto público masivo reactive la economía. De hecho, el plan responde - quizá inevitablemente- al modelo keynesiano: gastar para estimular la recuperación económica a corto plazo. Por otra parte, no todas las inversiones previstas parecen estar destinadas a aumentar el crecimiento económico potencial a largo plazo.

¿Qué grado de eficacia considera que tiene el plan para alcanzar el objetivo de la modernización sostenible y la transformación digital de Italia?

Algunas de las inversiones propuestas se ajustan a los resultados previstos: Pienso en el fomento de la digitalización en las pequeñas y medianas empresas. Otros proyectos plantean dudas: Por ejemplo, 25.000 millones se destinarán a financiar inversiones en el desarrollo de la red ferroviaria, especialmente los trenes de alta velocidad, pero éstos representan sólo una pequeña parte del transporte de mercancías y pasajeros en el país. Además, las subvenciones sólo cubren una parte de los costes de inversión; la financiación de la infraestructura y los costes de funcionamiento en curso sigue abierta. En el plan de desarrollo, a menudo no queda claro según qué criterios exactos se asignaron los fondos. Por ejemplo, en el capítulo dedicado a la transformación del medio ambiente, se asignan importantes recursos a algunas tecnologías de descarbonización (como el hidrógeno renovable, el biometano y la energía fotovoltaica), mientras que otras se ignoran por completo (por ejemplo, los biocombustibles). En cuanto a la tan necesaria reforma de la administración pública, aparte de las buenas intenciones, sólo se especifican algunos nuevos nombramientos. En resumen, se está gastando mucho dinero, pero no todo es necesario, y parte del mismo puede incluso conducir a costosas falacias.

¿El plan va a ayudar a aplicar reformas estructurales de gran calado y a reactivar a largo plazo a Italia, muy afectada por la pandemia?

Es difícil responder a esta pregunta ya que hay pocos detalles sobre las reformas estructurales. Pero hay algunos ejemplos: En cuanto a la competencia, se hacen muchas promesas, algunas de ellas muy positivas (por ejemplo, la reforma de los servicios públicos locales). Pero muchos plazos de aplicación se extienden mucho más allá del final de la actual legislatura (hasta 2023). ¿Qué credibilidad tienen los compromisos políticos sobre los que el gobierno actual no tiene control? La situación es igualmente contradictoria y superficial respecto a las reformas de la administración pública y el poder judicial. Un optimista podría esperar que estas simplificaciones se deban a que el Gobierno ya tiene un plan en el bolsillo que aún no quiere revelar. Un pesimista podría temer que -como en el pasado- los objetivos no se alcancen y que el cumplimiento acordado de las recomendaciones de la Comisión Europea sean meras promesas.

La crisis del coronavirus está cambiando el panorama socioeconómico en toda Europa y golpea con dureza a los grupos desfavorecidos. ¿El plan de recuperación tiene en cuenta los planes para un nuevo comienzo que ofrezca oportunidades a todas las personas de la sociedad y no deje a nadie atrás?

La pandemia y las medidas de exclusión han tenido un impacto desproporcionado en las mujeres ya que su participación en el mercado laboral sigue siendo insuficiente. En el sur de Italia, la tasa de empleo femenino sigue siendo muy baja, aunque las mujeres luchan por una mayor igualdad profesional. Esta situación puede depender en parte de factores que pueden abordarse a corto plazo, pero en última instancia influyen los problemas estructurales: está, por ejemplo, la menor (aunque creciente) participación de las mujeres en las materias STEM y la ineficacia de la red de guarderías, en un país en el que la gestión familiar sigue recayendo en gran medida sobre los hombros de las mujeres. El PNRR destina 17.200 millones de euros a programas para superar las desigualdades sociales, como la promoción de la mujer o los jóvenes. Pero igual el plan sigue siendo impreciso. La capacidad de la economía para crear oportunidades incluso para los grupos de población que tienden a estar en desventaja depende de la capacidad del sistema económico para generar crecimiento e innovación. Las medidas que tienen el efecto de promover el crecimiento a largo plazo son beneficiosas para todas las personas de la población.

¿Puede el plan de reconstrucción contribuir a recuperar la confianza de los socios europeos y también de su propia población en la política italiana?

Esta es probablemente la pregunta más importante. El programa de la UE "Nueva Generación" se basa sobre todo en el principio de que los países que reciben financiación deben comprometerse al mismo tiempo a realizar reformas que favorezcan el crecimiento. En mi opnión, Italia, que es el mayor beneficiario del programa, debería cumplir unos compromisos especialmente estrictos. Pero, ¿tendrán la Comisión y el Consejo la fuerza política para retener los recursos financieros si Italia no cumple sus compromisos de reforma en el futuro? En teoría sí, pero la experiencia demuestra que casi nunca ha sido así. Basta con leer las recomendaciones específicas para cada país, que se repiten año tras año, algunas de las cuales son en realidad el núcleo de la sección de reformas del plan de recuperación. Sin embargo, en comparación con los borradores anteriores, la versión actual enviada a Bruselas supone una notable mejora, ya que reconoce la importancia de las reformas y trata de situar las inversiones previstas en el contexto del crecimiento a largo plazo, así como de la recuperación a corto plazo. Por lo tanto, es importante controlar continuamente la eficacia de las medidas. Por tanto, la cuestión crucial es si esta vez las palabras irán realmente acompañadas de acciones. Vuelvo a la respuesta que di antes: El optimista lo espera, pero el pesimista teme lo contrario.

 

Carlo Stagnaro es Jefe de Investigación del Instituto Bruno Leoni, un think tank italiano con sede en Milán y Turín que promueve una cultura de libre mercado y competencia. La entrevista fue realizada por Rahel Zibner, Gestora de Proyectos para España, Italia y Portugal de la Fundación Friedrich Naumann en Madrid.

 

Bei Medienanfragen kontaktieren Sie bitte

Helena von Hardenberg, Presse und Digitale Kommunikation
Helena von Hardenberg
Press Officer and Deputy Press Spokesperson Foreign Offices
Phone: +49 30 288778-565