Smart Cities
¿Qué es una Ciudad móvil?

Una ciudad móvil es aquella con planes y estrategias inteligentes para la movilidad que minimizan el tiempo y los costos de sus recorridos diarios, la energía desperdiciada y los efectos negativos de las emisiones generadas por esos recorridos.

Las ciudades móviles implican una retícula de calles altamente conectada con el objetivo de evitar cuellos de botella y fomentar la caminabilidad; esto implica una red de vialidades primarias de un kilómetro cuadrado que facilite el transporte colectivo y una conectividad mínima de 80 interconexiones por kilómetro cuadrado. 

Asimismo, se debe romper con el modelo de zonificación del siglo XX que separó las áreas residenciales de las comerciales y alargó la distancia entre las actividades cotidianas de la gente y resultó en mayores índices de criminalidad por la soledad de algunas zonas en ciertos horarios. Para acabar con ello, es necesario definir usos prohibidos (en lugar de permitidos) para aquellos lugares que verdaderamente sean una amenaza a la seguridad de los vecinos y a la sana convivencia, permitir la evolución de usos de suelo y definir normas de diseño y convivencia que tengan reglas estrictas de ruido, olores, contaminación e incluso fachadas, colores y estilos de diseño.

Por último, se deben manejar mayores alturas y densidades guiadas por el mercado sujetas únicamente a la viabilidad técnica. Esto implica limitar las alturas en zonas de suelo inestable, definir esquemas financieros que permitan adecuar la infraestructura deficiente y permitir al menos cinco pisos.

Propuestas para generar ciudades móviles