Mujeres en arte y cultura - Leonor Zúniga, Nicaragua

#FemaleForwardInternational - America Latina
Leonor Zuniga

En América Latina hasta el día de hoy persiste una cultura que restringe las oportunidades para las mujeres. Para Leonor Zúniga de Nicaragua, quien es embajadora regional de la campaña internacional FemaleForward de la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad, es fundamental que las mujeres puedan ser libres para autodeterminar su vida.

La mujer en Nicaragua y muchos otros países de la región enfrenta grandes retos en su desarrollo personal y profesional. En primera instancia, hay factores y actitudes externas que emanan desde la sociedad e implican para la mujer una permanente preocupación respecto de su capacidad de ser lo quiere ser en libertad y en un ambiente sin violencia.

¿Qué significa ser una mujer de clase media, morena y artista? Comparte Leonor Zúniga que tan sólo éstas condiciones le significaron grandes retos para lograr salir adelante, en una Nicaragua donde el abuso sexual a niñas y adolescentes no sólo no se ha podido combatir, sino ha incrementado. La propia Leonor sufrió abuso sexual cuando era una niña. Gracias al apoyo de su madre logró sobreponerse a esta traumática experiencia.

De niña, Leonor no soñaba con ser cineasta. Para una niña como ella, que vivía en pobreza, hacer cine no era una posibilidad, era algo para las élites. Sin embargo, se fue abriendo camino.

Aprendió de su madre que era posible salir adelante. Que, si bien la pobreza afecta la autoestima y la capacidad de soñar, cada ser humano, cada mujer, tiene una gran capacidad personal de cambiar y de crecer. Es importante identificar las injusticias, pero en toda situación hay siempre también oportunidades.

Actualmente, en Nicaragua se vive un ambiente de violencia desde la familia y, a la vez, desde el Estado. Se reprimen los derechos individuales de quienes buscan una Nicaragua libre, de quienes defienden los Derechos Humanos. Hoy, Leonor y muchas otras mujeres y hombres viven en el exilio. Y es que nuestra embajadora es co-fundadora y directora creativa de CaLé producciones, una productora nicaragüense dedicada a la comunicación y el cine para el cambio social. Leonor Zúniga ha demostrado que es posible sobreponerse a barreras existentes, siendo hoy en día una mujer exitosa. Ha producido varios documentales, entre ellos destaca “Exiliada”, una cinta sumamente emblemática sobre la hijastra del Presidente Daniel Ortega, Zoilamérica Narváez, quien sufrió abuso sexual por parte de su padrastro.

Desde CaLé producciones Leonor impulsa el cambio social. Busca concientizar, traduciendo temas complejos en un lenguaje que sea comprensible, que permita un entendimiento emocional de los aspectos tratados. Con “Exiliada” se retrata una mirada femenina al grave problema del abuso hacia las mujeres, con documentales sobre reservas naturales se plasma la relación del ser humano con la naturaleza.

Si bien las mujeres en Nicaragua -mujeres campesinas, artistas, miembros de grupos LGBTI, entre otras- han construido la narrativa de su propia libertad, hay demasiados retos por resolver que se han agudizado debido a la crisis política que el país atraviesa desde abril de 2018. Se requieren cambios en política pública, pero también en la sociedad. Falta una larga senda por recorrer para que la mujer nicaragüense realmente pueda vivir en libertad en un país en el que ser mujer no sea razón de discriminación.

Sin embargo, es importante destacar el aporte que Leonor Zúniga hace con CaLé Producciones para generar un cambio en la dirección correcta. Además, con la productora Cinema Regional es co-creadora de un espacio de formación, el único curso de cine que existe en Nicaragua, mediante el cual las mujeres tienen oportunidad de explorar éste ámbito profesional. Leonor busca construir una red de mujeres que impulse la presencia de mujeres latinas en las producciones sobre Centroamérica, pero que también sea plataforma para que las mujeres puedan encontrar inspiración en los logros de otras mujeres que consiguieron superar toda clase de barreras. 

Para ello, enfatiza Leonor, es fundamental fortalecer el liderazgo femenino, porque es un liderazgo empático, colaborativo, integral, que combina las emociones con la racionalidad y, con ello, es un liderazgo fuerte. Es inminentemente necesario desafiar los roles tradicionales de mujeres y hombres para que desde la sociedad se puedan superar las brechas de género.

Leonor Zúniga tiene la esperanza de que Nicaragua puede ser mejor, de que un cambio social y político es posible, pero es necesario dedicarle tiempo y esfuerzo. Y ésta justamente es su motivación, contribuir al cambio de su país, aportando desde su trinchera -por el momento en el exilio-.