#elecciones2021
Las elecciones legislativas argentinas tendrán varios liberales como protagonistas

Luego de varios años sin presencia liberal competitiva, tres economistas populares competirán por una banca en el Congreso, pero también varios jóvenes dirigentes buscarán su ingreso a los parlamentos locales en todo el país
elecciones21arg
© Photo: FNF Argentina Design: FNF Argentina

Ricardo López Murphy, Javier Milei y José Luis Espert serán tres de los principales candidatos este año, con grandes posibilidades de ingresar al Congreso de la Nación de Argentina. Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), se realizarán el próximo jueves 12 de septiembre en todo el país. Allí, Espert competirá por el frente Avanza Libertad en la provincia de Buenos Aires, espacio político que logró encolumnar a todas las fuerzas afines del distrito, que es el más grande del todo el territorio nacional. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Milei será la cabeza de lista de La Libertad Avanza y López Murphy liderará una de las tres opciones de Juntos por el Cambio, de cara a las elecciones definitivas del 14 de noviembre.

En estas elecciones, se eligen 127 diputados nacionales y 24 senadores. Pero en simultáneo con esta elección nacional, los distritos también eligen legisladores locales para las provincias y los municipios. Allí, varios liberales a lo largo y ancho del país, muchos vinculados a las ONG´s que fueron contrapartes históricas de la Fundación Friedrich Naumann, también tendrán la oportunidad de acceder a los cuerpos legislativos locales.

Los referentes liberales como López Murphy, Milei y Espert, lograron posicionarse de la mano de las problemáticas económicas argentinas, luego de una prédica de varios años en los medios de comunicación. Ya desde los años de la gestión de Mauricio Macri (2015-2019), los economistas liberales advertían que el rumbo era equivocado, por lo que además de fracasar en la gestión económica, existían riesgos importantes del retorno del modelo estatista y populista de Cristina Kirchner.

Lo cierto es que así fue, y la desilusión de la economía del gobierno de Cambiemos, desencadenó en el triunfo del Frente de Todos de Alberto Fernández y Kirchner, que lo único que hizo fue empeorar las cosas. En la actualidad, la seria problemática de la inflación, el control de cambios y la caída en la actividad económica, el relato de los actuales candidatos liberales los convirtió en atractivas ofertas electorales.

Desde 2003, con la candidatura presidencial de Ricardo López Murphy, que estuvo a pocos puntos de entrar en una segunda vuelta, que las ideas liberales no se presentaban como una opción concreta, con chances de obtener un resultado de relevancia. 

La ausencia del liberalismo en la política argentina, explica muy bien el rumbo (y el fracaso) del camino estatista que el país realizó hasta el día de hoy y su grave situación económica actual.

Los principales candidatos del oficialismo en la elección serán Victoria Tolosa Paz en la provincia y Leandro Santoro en la Ciudad de Buenos Aires. Aunque el gobierno tiene su núcleo duro, lo cierto es que no son candidatos que enamoren mucho al votante peronista tradicional. Santoro proviene de la Unión Cívica Radical y Tolosa Paz debuta en la “primera línea”, por lo que es una candidata nueva para muchos bonaerenses. Por el lado del frente opositor de Juntos por el Cambio, también surgen oportunidades para los candidatos liberales: el votante tradicional de este espacio no vio con buenos ojos el armado de las listas.

Es que en la provincia habrá una primaria entre el candidato del PRO, Diego Santilli y el radical Facundo Manes. Uno era hasta su candidatura vicejefe de Gobierno de la Capital, por lo que no representaba netamente al distrito, y el otro, alguien alejado a la estructura tradicional del macrismo. En la Ciudad Autónoma la cuestión también es complicada, ya que el votante porteño del espacio tenía como candidata preferida a la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Su renuncia a la postulación para la candidatura de María Eugenia Vidal enojó a una buena parte del electorado de Juntos por el Cambio, que podría elegir a López Murphy en la primaria de septiembre.