#Derechos Humanos y Derechos de Propiedad
Derechos humanos y derechos de propiedad: La inflaci贸n como delito

Por Ricardo Manuel Rojas
baner 3
© Design: FNF Argentina

1 Introducci贸n

聽 聽En los 煤ltimos tiempos, la inflaci贸n ha vuelto a ser un tema de discusi贸n en varios pa铆ses del mundo. Los pol铆ticos, analistas y periodistas hablan de inflaci贸n, pero cuando lo hacen, invariablemente se refiere a alg煤n 铆ndice promedio de incremento de algunos precios.

聽 聽Esta forma de calcular la inflaci贸n es equ铆voca por varios motivos:

1. porque t茅cnicamente la inflaci贸n no es el aumento de los precios. El aumento de los precios es una consecuencia de la inflaci贸n.

2. porque los precios suben y bajan circunstancialmente por muchos motivos que no se vinculan con la inflaci贸n.

3. porque es casi imposible determinar cu谩l es el "precio de mercado鈥 煤nico de cada producto, para poder utilizarlo como par谩metro de c谩lculo respecto de un eventual incremento.

4. porque la elecci贸n de un pu帽ado de productos, por m谩s importantes y generales que sean, suele ser arbitraria y dar resultados distintos seg煤n cu谩les productos se escojan. Lo que generalmente es aprovechado por los gobiernos para hacer trampas en sus c谩lculos y manipular los resultados.

聽 聽Sin embargo, y a pesar de ello, en todo el mundo se habla de inflaci贸n en ese sentido y se hacen proyecciones y pron贸sticos, con el auspicio de los pol铆ticos, que est谩n prestos para colaborar en diseminar la confusi贸n, con el fin de alejar su propia responsabilidad en un hecho del cual son los 煤nicos culpables.

聽 聽Lo cierto es que la inflaci贸n es el incremento de la cantidad de dinero -lo que se infla es el dinero, no los precios-, y en sistemas monetarios como los 2 que hoy rigen en el mundo, el 煤nico que puede producir ese efecto es el propio gobierno.

聽 聽A trav茅s de este proceso, se produce una lesi贸n generalizada al derecho de propiedad de las personas. El Estado monopoliza el manejo del dinero, emite moneda de curso forzoso que las personas deben obligatoriamente utilizar y recibir en sus transacciones, y a la vez le va quitando valor al aumentar su cantidad. En la pr谩ctica, este proceso equivale a sustraerle a cada persona algo del dinero que lleva en los bolsillos sin que siquiera lo advierta.

聽 聽En las siguientes p谩ginas pretendo mostrar este fen贸meno, para lo cual deber茅 comenzar por examinar qu茅 es la moneda, qu茅 es la inflaci贸n y c贸mo el gobierno es el 煤nico que puede producir inflaci贸n sostenida en los actuales sistemas de dinero fiduciario, creado por el Estado y de curso forzoso.

聽 聽Ello me permitir谩 advertir que al incrementar la cantidad de dinero circulante, distintos funcionarios del gobierno se ven involucrados en la violaci贸n de bienes jur铆dicos que son tutelados por el derecho penal, y que en tales condiciones la inflaci贸n deber铆a ser catalogada como delito por la legislaci贸n criminal.

聽 聽Finalmente, propondr茅 un tipo penal para incluir en el cap铆tulo sobre falsificaci贸n y adulteraci贸n de moneda, donde creo que deber铆a estar previsto este crimen. Esa reforma penal deber铆a ir acompa帽ada de algunas modificaciones a la legislaci贸n org谩nica del Banco Central, en lo que se refiere a su facultad para disponer la emisi贸n de moneda y sus l铆mites. Los sujetos activos de este tipo penal ser谩n tanto los funcionarios del Banco Central como del Poder Ejecutivo que est茅n involucrados en la decisi贸n de emitir y poner en circulaci贸n billetes en forma espuria

II. El dinero. Origen y evoluci贸n.

聽 聽Cuando Adam Ferguson enunci贸 su famosa frase en el sentido de que las personas tropiezan con instituciones que son el producto de la acci贸n humana 3 pero no del dise帽o humano, incluy贸 como ejemplos al mercado, el derecho, la moral, el lenguaje y la moneda(1).

聽 聽En efecto, estas instituciones han aparecido y se han desarrollado porque existen personas que act煤an. Si no fuese as铆, la moneda no ser铆a necesaria y no existir铆a. Pero ninguna persona o grupo de personas 鈥渋nvent贸鈥 la moneda. Fue el producto espont谩neo de la interacci贸n humana, que a trav茅s de las pr谩cticas comerciales sostenidas descubri贸 esa forma de facilitar los intercambios y permitir la acumulaci贸n de riqueza.

聽 聽Por supuesto que cuando Ferguson escribi贸 estas ideas no exist铆an Bancos Centrales que 鈥減rodujeran鈥 dinero estatal, monop贸lico y de curso forzoso, consistente en pedazos de papel sin valor de uso. A partir del siglo XX, las reglas cambiaron y en buena medida aquella frase de Ferguson perdi贸 virtualidad. Pero es importante no perder de vista cu谩l ha sido el origen del dinero y su raz贸n de ser, pues estas circunstancias siguen teniendo validez no obstante las imposiciones estatales.

聽 聽Es necesario entender el surgimiento de la moneda a la luz de las distintas etapas evolutivas del proceso social: la sociedad primitiva, basada en una econom铆a tribal y familiar sin intercambios comerciales, dio paso a la divisi贸n del trabajo y la propiedad privada, que permitieron el surgimiento del intercambio, originalmente en forma de trueque(2) .

聽 聽Pero la econom铆a basada en el trueque pod铆a ser tortuosa. Muchas veces, para obtener el bien que uno quer铆a, o para poder vender el propio, deb铆an hacerse m煤ltiples transacciones previas que no ten铆an que ver con el inter茅s de los comerciantes, pero que eran necesarias tan s贸lo para poder conseguir el bien exacto que uno buscaba, y poder entregar a cambio el propio. Ya sea por la disparidad de valor entre los bienes disponibles, o la falta de inter茅s de uno de los contratantes por los bienes que el otro quer铆a entregarle a cambio de lo suyo, las operaciones se volv铆an complicadas y caras.

聽 聽Sin embargo, la necesidad de obtener previamente el bien que la contraparte estuviera dispuesta a aceptar para poder cerrar el acuerdo principal, permiti贸 gestar la noci贸n de dinero. Algunas personas comprendieron que determinados bienes eran m谩s aceptados que otros como pago. Generalmente ello se deb铆a a que tales bienes eran valorados como 煤tiles y por lo tanto pod铆an ser f谩cilmente entregados a otros.

聽 聽Desde la perspectiva de la individualidad del valor de los bienes, se pudo evaluar su mayor o menor grado de negociabilidad a partir de su aceptaci贸n generalizada. Como la perspicacia para los negocios no se desarrolla de igual modo en todas las personas, aquellos que advirtieron esta calidad de algunos bienes, la aprovecharon e hicieron mejores y m谩s r谩pidos negocios con los dem谩s. Aquellos concurrentes asiduos a los mercados que advirtieron que evaluando la aceptabilidad de los distintos objetos, pod铆an facilitar la adquisici贸n de los bienes deseados, de manera m谩s r谩pida y menos costosa, r谩pidamente se volvieron m谩s exitosos que sus competidores. Produjeron de este modo un salto en la evoluci贸n institucional, potenciando la importancia del comercio(3).

聽 聽En todas partes existieron bienes de mayor negociabilidad, disponibles en cantidad limitada y estable, pero universalmente necesarios y deseados, lo que gener贸 una demanda constante, pero no satisfecha. Por ello, aun en tiempos de trueque, los comerciantes m谩s perspicaces o experimentados llevaban a los mercados objetos de este tipo, con el prop贸sito de facilitar el intercambio de aquellos otros m谩s exclusivos o valiosos. De descubrir que hab铆a ciertos bienes que ten铆an mayor aceptaci贸n general en los mercados, a descubrir el dinero s贸lo fue cuesti贸n de tiempo y ejercicio habitual del comercio.

聽 聽Sint茅ticamente, es posible enunciar el modo en que se produjo el desarrollo del dinero a lo largo del tiempo, a trav茅s de los siguientes pasos:

1. La organizaci贸n social previa al dinero, tribal, sin intercambios comerciales.

2. El desarrollo de la divisi贸n del trabajo y la asociaci贸n cooperativa que dieron lugar a mercados basados en el trueque. Con la evoluci贸n del comercio surgieron en esos mercados algunos bienes que fueron m谩s aceptados que otros y facilitaron los intercambios.

3 Menger, Carl, op. cit., pp. 86-87. 5 3. Dichos bienes se convirtieron en dinero por su nivel de aceptabilidad y por reunir determinados requisitos (estabilidad de su cantidad, durabilidad, alto valor por volumen y peso, fraccionabilidad, etc.).

4. Por lo tanto, las primeras formas de dinero fueron bienes, que a su valor de uso agregaron un valor superior como medios de cambio (se pueden mencionar, en distintas zonas del mundo a lo largo de la historia a la sal, cuero, tabaco, ganado, clavos de hierro, etc.).

5. Al generalizarse el uso del dinero, los bienes de uso fueron superados por los metales (inicialmente el hierro, y luego se opt贸 por el cobre, plata y oro). En los primeros tiempos, los metales eran utilizados en su forma originaria no monetaria, y su valor se calculaba por el peso y pureza.

6. En ese contexto, los gobernantes se involucraron en el mercado monetario con la excusa de garantizar la calidad y su peso correcto. Lo hicieron a trav茅s de la acu帽aci贸n oficial de monedas.

7. La generalizaci贸n del oro como dinero en todo el mundo, dio paso al surgimiento de certificados o billetes convertibles, que facilitaban el comercio al poder circular sin necesidad de mover el oro de los dep贸sitos bancarios.

8. En determinadas 茅pocas de crisis, los gobiernos intervinieron el mercado monetario, apoder谩ndose de la disponibilidad del oro que exist铆a en los bancos y disponiendo la inconvertibilidad temporal de los billetes

9. Ello dio paso al patr贸n oro cambio, en el que el oro ya no estaba disponible para los particulares como dinero, pero se supon铆a que los billetes emitidos por el Estado estaban respaldados por ese oro que se manten铆a en reserva. La convertibilidad de los billetes por oro fue formalmente eliminada en Estados Unidos en 1972, a pesar que en los hechos ya hac铆a tiempo que no exist铆a.

10. Esa evoluci贸n monetaria y la creciente injerencia estatal en el dinero llev贸 a la situaci贸n actual, de dinero fiduciario emitido monop贸licamente por el Estado, sin respaldo en metal u otros bienes, e impuesto a trav茅s del curso forzoso.

11. Los avances tecnol贸gicos dieron paso a formas de dinero virtual, creado artificialmente y cuya estabilidad est谩 en principio garantizada por la imposibilidad de su emisi贸n m谩s all谩 de lo que indican ciertos algoritmos elaborados al momento de su creaci贸n. (6)

聽 聽Sin la aparici贸n del dinero, que potenci贸 las ventajas de poder intercambiar excedentes, de cooperar en una acci贸n productiva, de acumular riqueza, seguir铆amos viviendo en las cavernas. La divisi贸n del trabajo y la asociaci贸n permitieron incrementar exponencialmente la riqueza, pero para que ello ocurriera se necesit贸 un medio de intercambio, que al mismo tiempo permitiera acumular la previamente producida y facilitar su inversi贸n en nuevos negocios. En la teor铆a econ贸mica, David Ricardo fue el autor que posiblemente inici贸 el camino cient铆fico de explicar que la divisi贸n del trabajo y la asociaci贸n permitir铆an una mayor productividad que el trabajo aislado, idea que a partir de entonces fue desarrollada por otros autores, fundamentalmente Ludwig von Mises(4) .

聽 聽Es decir que el dinero, cumple dos funciones econ贸micas fundamentales:

1. Es medio de intercambio, que facilita notablemente las posibilidades del comercio y permite superar los inconvenientes del trueque.

2. Contribuye a acumular riqueza, en la medida en que las personas pueden conservar en forma de moneda el valor de mercanc铆as perecederas que de otro modo se echar铆an a perder, lo que genera incentivos para incrementar la producci贸n y el comercio.

聽 聽Al cumplir estas dos funciones, el dinero es una instituci贸n fundamental para el ejercicio de derechos de propiedad. Se facilita su ejercicio cuando existe un denominador com煤n en los intercambios de todo tipo, y en especial en los que suponen contraprestaciones diferidas. De este modo, sin importar lo que cada uno haga, puede aprovechar su propiedad en forma generalizada a trav茅s de intercambios 煤tiles. Los contratos son los instrumentos a trav茅s de los cuales se ejercen derechos de propiedad, y en aquellos contratos vinculados con transacciones de naturaleza comercial, el pago en dinero es un elemento esencial. Sin dinero, el comercio ser铆a imposible, al menos en el nivel en que ocurre actualmente.

聽 聽Por otra parte, la moneda permite conservar riqueza previamente producida y comercializada, lo que tambi茅n genera incentivos para incrementar la producci贸n y resguardar el valor de los bienes. Y esa riqueza acumulada, a su vez, facilita la inversi贸n y el cr茅dito, que incrementan notablemente la producci贸n. El mundo dio un salto exponencial en cuanto a la riqueza y calidad de vida gracias a la acumulaci贸n e inversi贸n del capital.

聽 聽El valor adjudicado como moneda, en tiempos originarios en los que la autoridad pol铆tica no estaba involucrada, part铆a del valor como mercanc铆a que ten铆a el bien escogido, al que se le sumaba el valor de su posible uso como medio de intercambio. Pero para tener ese valor futuro y ser aceptado como dinero deb铆a previamente tener valor como bien y ser utilizado como tal5 . De este modo, lo que la gente aceptaba como dinero para sus transacciones, no s贸lo evolucion贸 con el tiempo, y fue distinto en diferentes comunidades, sino tambi茅n vari贸 en el mismo momento y lugar, de acuerdo con las preferencias y valoraciones personales, lo que permiti贸 que m煤ltiples expresiones del dinero coexistieran y compitieran entre s铆. De este modo puede considerarse al dinero como una formaci贸n (en el sentido hayekiano) en constante evoluci贸n.

聽 聽Pero esa evoluci贸n fue entorpecida primero e interrumpida despu茅s por la intromisi贸n estatal en una instituci贸n que jam谩s debi贸 dejar de ser espont谩nea y producto de la cooperaci贸n voluntaria.

聽 聽Los sistemas de convertibilidad regulada, y luego la sustituci贸n definitiva del patr贸n oro por dinero fiduciario producida discrecionalmente e impuesta por el Estado, cambiaron completamente la naturaleza del dinero, lo que le ha dado a los gobiernos facultades que son muy peligrosas para el libre ejercicio de derechos de propiedad. El surgimiento de monedas virtuales que se desarrollaron con independencia del control estatal y su 茅xito inmediato en cuanto a la aceptaci贸n a pesar de su relativa clandestinidad, pone en evidencia los problemas de la moneda estatal y la desconfianza de la gente.

聽 聽Mientras el dinero fue elegido por las personas en un proceso de libre mercado, estuvo constituido por bienes que generaban confianza y aceptaci贸n. Lo que cada persona determina al aceptar cierto bien como dinero es que satisface mejor que otros sus necesidades de contar con un medio eficiente de intercambio, y al mismo tiempo de reserva de valor. Cuando por alg煤n motivo dicho bien perd铆a alguna de las cualidades necesarias que lo convert铆an en dinero, de inmediato dejaba de ser utilizado y era reemplazado por otro.

聽 聽Sin embargo, hoy en d铆a esa instituci贸n libre y evolutiva que ha sido el dinero, se ha convertido en todo lo contrario: pedazos de papel sin valor como bien de uso, emitidos por el Estado sin sujeci贸n a ning煤n patr贸n f铆sico limitado (como la cantidad de oro disponible), que circula en forma monop贸lica en buena parte del mundo, y posee curso forzoso, es decir, que debe recibirse obligatoriamente para cancelar deudas o efectuar inversiones.

III. La inflaci贸n

聽 聽Al ser el dinero un bien m谩s en el mercado, tiene un valor dado por las personas en sus relaciones de cambio respecto de los dem谩s bienes y servicios.

聽 聽De acuerdo con la ley de utilidad marginal decreciente, el valor del dinero 鈥揷omo el de cualquier otro bien- decrece en la medida en que se incrementa su cantidad, y viceversa. Como los recursos son escasos, las personas intentan satisfacer primero sus necesidades o aspiraciones m谩s valoradas. A medida que se incorporan unidades extra de esos recursos, se van satisfaciendo necesidades o aspiraciones de menor valor. En otras palabras, a medida que tengo mayor cantidad de un bien y logro satisfacer las necesidades m谩s valiosas que ese bien me proporciona, su valor disminuye(6).

聽 聽Ello explica el proceso de oferta y demanda como mecanismo de determinaci贸n de precios, y por qu茅 cuando la oferta se incrementa disminuye el precio y viceversa.

聽 聽Si una persona dispone de agua en cantidad que s贸lo le permite beber, quien quiera su agua deber谩 ofrecerle a cambio algo muy valioso. Si su cantidad de agua aumenta, su valor de uso disminuye, por lo que estar谩 dispuesto a aceptar algo menos valioso a cambio de una porci贸n de su agua

El valor del agua en su poder disminuye en la medida en que aumenta la cantidad.

Si se sustituye agua por dinero, se habr谩 entendido la inflaci贸n

La inflaci贸n es el incremento de la cantidad de dinero, respecto de los bienes y servicios para cuyo intercambio contribuye. Si la cantidad de dinero aumenta, entonces personas que antes no ten铆an acceso a 茅l ahora pueden adquirir bienes; otros que ven incrementados sus ingresos pueden acceder a bienes que antes no pod铆an o no se decid铆an a comprar.

聽 聽Un vendedor de heladeras que no tiene ventas debe bajar los precios. Pero al incrementarse la cantidad de dinero, de pronto aparecen nuevos compradores que antes no se decid铆an o no pod铆an comprar. El incremento de las ventas lo lleva a incrementar los precios, debido a que entonces las heladeras se convierten en bienes relativamente escasos con relaci贸n al dinero.

聽 聽Como el incremento de esos precios es consecuencia del incremento de la cantidad de dinero disponible, los precios suben de manera distorsionada, seg煤n las valoraciones de los tenedores del nuevo dinero. Pero en el contexto de tal distorsi贸n, muchos precios aumentan y la valoraci贸n general del dinero disminuye.

聽 聽En la percepci贸n general, la gente ve a la inflaci贸n como el incremento de los precios, cuando en realidad lo que ocurri贸 fue un incremento en la cantidad de dinero que disminuy贸 su valor respecto de los dem谩s bienes y servicios.

聽 聽Ese proceso se ha visto a lo largo de la historia del mundo, fundamentalmente cuando los gobiernos se han involucrado en la creaci贸n o regulaci贸n del dinero.

聽 聽Pero incluso en los primitivos sistemas de moneda privada consistente en bienes de uso, el incremento de la cantidad de dichos bienes ha sido generador de inflaci贸n. Un ejemplo interesante en este sentido es el del tabaco en Virginia, que durante mucho tiempo fue utilizado como dinero. Su valor y aceptaci贸n como medio de intercambio provoc贸 un incremento exponencial de su producci贸n y la consecuente disminuci贸n de su precio, lo que provoc贸 10 m煤ltiples inconvenientes que acabaron descart谩ndolo como dinero. Milton y Rose Friedman lo explican de este modo(7) :

聽 聽 Un tipo de dinero muy interesante y del cual se pueden extraer muchas ense帽anzas fue el tabaco de Virginia, Maryland y Carolina del Norte: 鈥淟a primera ley aprobada por la primera Asamblea General de Virginia, el 31 de julio de 1619 (doce a帽os m谩s tarde del desembarco del capit谩n John Smith y el establecimiento en Jamestown del primer asentamiento permanente en el Nuevo Mundo), se refer铆a al tabaco. Fijaba el precio de este importante producto a tres chelines el mejor y a 18 peniques la libra del segundo tipo [鈥. El tabaco se utilizaba ya como moneda local(8).

聽En varios per铆odos el tabaco fue declarado la 煤nica moneda legal. Continu贸 siendo un medio b谩sico de pago en Virginia y en las colonias vecinas durante cerca de dos siglos, hasta mucho despu茅s de la revoluci贸n norteamericana. Era la moneda que los colonos empleaban para comprar comida, ropas, para pagar impuestos e incluso comprar una novia鈥 鈥

聽 聽Como con el dinero, ocurri贸 tambi茅n con el tabaco. El precio original asignado al tabaco en t茅rminos de la moneda inglesa era mayor que su coste de producci贸n, de modo que los plantadores de tabaco se dedicaron a producir una cantidad cada vez mayor. En este caso la oferta monetaria creci贸 tanto en forma real como figurada. Como ocurre siempre cuando la cantidad de dinero aumenta con mayor rapidez que la de bienes y servicios que se pueden comprar con ese dinero, los precios de los otros bienes aumentaron en t茅rminos de tabaco dr谩sticamente. Antes de que la inflaci贸n acabara cerca de cincuenta a帽os m谩s tarde, los precios, en t茅rminos del tabaco, se hab铆an multiplicado por cuarenta.

聽 聽Los cultivadores de tabaco estaban muy descontentos con la inflaci贸n. Unos precios m谩s altos de los otros bienes en t茅rminos de tabaco implicaban que el tabaco pod铆a comprar una cantidad menor de esos otros bienes. el precio del dinero en t茅rminos de bienes es lo contrario del precio de los bienes en t茅rminos de dinero. Como es natural, los cultivadores pidieron ayuda al Estado. Se aprobaron leyes sucesivas que imped铆an a ciertas clases de individuos plantar tabaco, permit铆an la destrucci贸n de parte de la cosecha y prohib铆an la plantaci贸n de tabaco durante un a帽o. No sirvi贸 de nada. Finalmente, los colonos intervinieron directamente, se agruparon y fueron por los campos destruyendo las plantaciones de tabaco: 鈥淟os da帽os alcanzaron tales proporciones que en abril de 1683 la Asamblea aprob贸 una ley que declaraba que estos grupos hab铆an sobrepasado los l铆mites del mot铆n, y que su objetivo era la subversi贸n del gobierno. Se legisl贸 que si un grupo de ocho o m谩s personas destru铆a las plantaciones de tabaco, se les deber铆a prender, declarar traidores y condenar a la pena de muerte(9).

聽 聽El tabaco como medio de pago ilustra vivamente una de las leyes m谩s antiguas en econom铆a, la de Gresham: 鈥淓l mal dinero desplaza al bueno鈥. Los plantadores de tabaco, que ten铆an que pagar impuestos y otras obligaciones en t茅rminos de tabaco, utilizaron comprensiblemente el tabaco de la peor calidad para saldar estas obligaciones y se quedaron con el de mejor calidad para exportarlo a fin de conseguir monedas 鈥渇uertes鈥, es decir, la libra esterlina brit谩nica. Como consecuencia, s贸lo el tabaco de mala calidad tend铆a a circular como dinero. Se emplearon todos los resortes del ingenio humano para conseguir que el tabaco aparentara una calidad superior a la real: 鈥淓n 1698 en Maryland se hizo necesario legislar contra el fraude de empaquetar hojarasca en barriles de gran capacidad que conten铆an tabaco de buena calidad en la parte de arriba. Virginia adopt贸 una medida similar en 1705, pero aparentemente no sirvi贸 de nada(10).

聽 聽Este ejemplo del tabaco ilustra muy bien en qu茅 consiste la inflaci贸n, al vincularlo con un bien de uso en lugar de papel moneda fiduciaria. En especial cuando el bien utilizado por las personas como dinero es de aquellos que pueden ser producidos, las personas tienen la fantas铆a de que pueden crear riqueza produciendo ese tipo de bienes, y que sin importar la cantidad, su valor permanecer谩 inalterado. El ejemplo del tabaco 鈥揷omo el de muchos otros bienes a lo largo del mundo y de la historia- permite entender con claridad c贸mo se produce el fen贸meno de la inflaci贸n.

聽 聽El paso de los bienes de uso a las monedas met谩licas, condujo a la intervenci贸n estatal directa en el mercado del dinero. Con la excusa de garantizar que las monedas contuvieran la cantidad exacta de metal y el peso correcto, los gobernantes comenzaron a acu帽ar monedas oficiales.

聽 聽Se han registrado ejemplos en todas las 茅pocas y regiones, en que los gobernantes alteraron el peso y la cantidad de mineral precioso en las monedas que acu帽aban, para incrementar su cantidad, generando inflaci贸n.

聽 聽En Roma, el incremento de los gastos provocados por las guerras y la obra p煤blica llev贸 a que, una vez que la presi贸n tributaria se hizo insostenible, se decidiera recurrir a la degradaci贸n de la moneda. Ello gener贸 un incremento de los precios que, en tiempos de Diocleciano, se intent贸 paliar con controles de precios y regulaciones que agravaron el problema (11).

聽 聽El desarrollo del concepto de soberan铆a y la lucha de los monarcas por imponer su poder en sus regiones, llev贸 a que el manejo de la moneda se convirtiera en una cuesti贸n de Estado. As铆 lo se帽alaba Bodin al desarrollar en su c茅lebre tratado publicado en 1576 la necesidad de que el Estado regule la moneda y la acu帽e como expresi贸n de su poder(12) .

聽 聽Un ejemplo muy conocido sobre la alteraci贸n de la moneda por los monarcas fue el de la moneda de vell贸n, que se produjo en Espa帽a aproximadamente para el mismo tiempo en que Bodin proclamaba la necesidad de que los gobernantes manejaran la moneda para evitar adulteraciones. El vell贸n es una aleaci贸n de cobre y plata, y las monedas de vell贸n eran muy populares en Espa帽a en las peque帽as transacciones de la gente, por su escaso valor con relaci贸n a los escudos de oro y los reales de plata, monedas inalcanzables para la gente m谩s pobre.

聽 聽El amplio uso y popularidad de la moneda de vell贸n llev贸 a los monarcas Felipe II y Felipe III a manipularla, alterando las cantidades de metal que conten铆an para de este modo crear una suerte de impuesto invisible a trav茅s de la inflaci贸n(13).

聽 聽Esta exacci贸n generalizada fue puesta de manifiesto por el padre jesuita Juan de Mariana en su 煤ltimo libro publicado en 1609, donde denunci贸 el robo producido por Felipe III en esa 茅poca, y c贸mo mediante esa maniobra de inflar la moneda establec铆a impuestos encubiertos que desangraban a la poblaci贸n14 . Consideraba a la inflaci贸n a la que el monarca somet铆a a la moneda como un 鈥渋nfame latrocinio鈥. Su denuncia p煤blica le vali贸 el encarcelamiento y procesamiento.

聽 聽La tentaci贸n de los gobiernos por adulterar la moneda para estirar su cantidad ha sido constante en la historia, lo que llev贸 a Adam Smith a afirmar:

A mi modo de ver, en todos los pa铆ses del mundo la avaricia e injusticia de los pr铆ncipes y Estados soberanos abusaron de la confianza de los s煤bditos, disminuyendo grandemente la cantidad real del metal que originariamente deb铆an contener las monedas(15).

聽 聽El afianzamiento en el mundo del patr贸n oro, desarroll贸 por una parte los t铆tulos o letras que permit铆an mantener el metal en las b贸vedas de los bancos y utilizar billetes convertibles que lo representaban. Esos billetes que los bancos emit铆an pronto se convirtieron en dinero, que era aceptado en la medida en que pod铆a ser cambiados por oro ante su presentaci贸n al banco.

聽 聽Pero la intervenci贸n estatal llev贸 a que en 茅pocas de crisis, esencialmente durante las guerras, los gobiernos recurrieran a incautar el oro de los bancos y decretar la inconvertibilidad de los billetes, que deb铆an obligatoriamente ser usados como dinero. De all铆 a incrementar la cantidad de billetes con relaci贸n al oro disponible, hubo s贸lo un paso (16).

聽 聽Con la eliminaci贸n del patr贸n oro y la generalizaci贸n del sistema de dinero fiat o fiduciario, emitido por cada Estado sin sujeci贸n a ning煤n objeto f铆sico, la inflaci贸n se facilit贸 enormemente, debido a la imposibilidad de control, acompa帽ada por el curso forzoso de esa moneda monop贸lica emitida por el gobierno. A partir de entonces, la cantidad de dinero y el nivel de la inflaci贸n ha dependido de la menor o mayor seriedad o cuidado de los gobiernos en el manejo de su pol铆tica monetaria. Es decir, de su autocontrol.

IV. La distorsi贸n deliberada del concepto de inflaci贸n

El concepto de inflaci贸n ha sufrido una mutaci贸n en distintos idiomas, y pueden ponerse como ejemplos tanto al ingl茅s 鈥揺n el que no existe una autoridad del lenguaje-, como al castellano 鈥揹onde la Real Academia Espa帽ola elabora un diccionario que es seguido como el referente del idioma.

聽 聽Dicha mutaci贸n no ha sido ni casual ni inocente. Los diccionarios en general reflejan c贸mo las personas utilizan las palabras y el significado que les dan; y a palabra 鈥渋nflaci贸n鈥 fue sometida a una intensa y persistente presi贸n 鈥 por motivos fundamentalmente ideol贸gicos y pol铆ticos-, para tergiversar su significado original y t茅cnico.

聽 聽A ello contribuy贸 el hecho de que para las personas comunes, lo significativo de la inflaci贸n es su consecuencia directa, esto es, el incremento en los precios 鈥搎ue en realidad es m谩s bien la desvalorizaci贸n del dinero frente a los dem谩s bienes-. El observador com煤n no ve que el dinero que posee en los bolsillos pierde paulatinamente su valor debido al incremento en su cantidad provocado por el gobierno, sino que ve que cuando va al mercado debe entregar m谩s dinero para comprar los mismos productos, y a ello lo asocia con un incremento en los precios de los productos, y ve en el comerciante al principal culpable. Esta circunstancia ha sido h谩bilmente aprovechada por quienes pretenden desviar la atenci贸n de la gente en el hecho de que es el gobierno quien le roba su dinero al disminuir su valor, y hacerla creer que, en realidad, existen factores externos (crisis econ贸micas dom茅sticas o internacionales, guerras, epidemias, etc.) o perversos operadores (comerciantes, banqueros, especuladores), que son los culpables de que los precios aumenten.

聽 聽Ya en 1960, Henry Hazlitt llamaba la atenci贸n sobre la ambig眉edad conceptual respecto de la inflaci贸n en los diccionarios ingleses:

聽La inflaci贸n siempre y en todas partes, es producida por el aumento del dinero en circulaci贸n y del cr茅dito. En realidad, la inflaci贸n es el aumento del dinero en circulaci贸n y del cr茅dito. Si se recurre al diccionario American College, por ejemplo, se encontrar谩 la primera definici贸n de la inflaci贸n dada como sigue: 鈥淓xpansi贸n desmedida o aumento del circulante de un pa铆s especialmente por la emisi贸n de papel moneda no convertible en met谩lico鈥.

聽 聽En estos 煤ltimos a帽os, sin embargo, el t茅rmino ha llegado a usarse en un sentido radicalmente distinto. Esto se reconoce en la segunda definici贸n dada por el diccionario American College: 鈥淯n alza considerable de los precios producida por una expansi贸n excesiva de papel moneda o del cr茅dito bancario鈥. Ahora bien: evidentemente, un alza de los precios producida por una expansi贸n de la circulaci贸n monetaria no es lo mismo que la expansi贸n de la circulaci贸n monetaria de por s铆. Una causa o condici贸n evidentemente no es identificable con una de sus consecuencias. El uso de la palabra 鈥渋nflaci贸n鈥 en estas dos acepciones completamente distintas deriva en interminables confusiones

. La palabra 鈥渋nflaci贸n鈥 se aplicaba al principio solamente a la cantidad de dinero. Quer铆a significar que el volumen de dinero estaba inflado, abultado, en extremo dilatado. No es cuesti贸n de simple pedanter铆a insistir en que la palabra deber铆a usarse en su acepci贸n primitiva. Emplearla para significar un 鈥渁lza en los precios鈥 es desviar la atenci贸n de la verdadera causa de la inflaci贸n y de la verdadera forma de remediarla(17) .

聽 聽Algo similar sucedi贸 en el idioma castellano. En las sucesivas ediciones del Diccionario de la Real Academia Espa帽ola de las 煤ltimas d茅cadas, he encontrado estas definiciones de 鈥渋nflaci贸n鈥:

聽 聽La edici贸n de 1970: 鈥淓xcesiva emisi贸n de billetes en reemplazo de moneda鈥. La edici贸n de 1984: 鈥淓con. Exceso de moneda circulante en relaci贸n con su cobertura, lo que desencadena un alza general de precios鈥. En la edici贸n on-line, versi贸n 2018: 鈥淓con. Elevaci贸n del nivel general de precios鈥.

聽 聽La primera de las definiciones transcriptas, que es de una 茅poca en la cual al menos formalmente continuaba rigiendo en el mundo el patr贸n oro, remite a que la inflaci贸n es, en efecto, la excesiva cantidad de billetes con relaci贸n a la moneda. Se refiere a los billetes emitidos por los bancos 鈥損rivados y p煤blicos-, que eran representativos del oro que exist铆a como respaldo en sus arcas.

聽 聽La inflaci贸n en este esquema se ha producido porque los bancos emitieron mayor cantidad de billetes que el oro guardado en sus arcas, o tambi茅n en circunstancias excepcionales, como guerras, porque los gobiernos suspendieron la convertibilidad de los billetes por el oro y asumieron su control, emitiendo mayor cantidad de billetes para hacer frente a sus gastos. Se produce de ese modo una depreciaci贸n del valor de los billetes, lo que es visto por la gente como un incremento del 鈥減recio鈥 de los bienes y servicios.

聽 聽La segunda de las definiciones, ya una vez abandonado oficialmente el patr贸n oro y la convertibilidad, se enmarca en un sistema donde el propio Estado, como autoridad monetaria, emite la moneda en la cantidad que determina y obliga a las personas a utilizarla (dinero fiat). En este contexto, la inflaci贸n se produce cuando se emiten billetes en exceso con relaci贸n a los bienes y servicios que son la contrapartida. Si hay m谩s billetes que mercader铆as, claramente por una cuesti贸n de oferta y demanda el valor de los billetes caer谩.

聽 聽En esta segunda definici贸n, ya se incluye un agregado que conduce a confusi贸n, al decir que 鈥渄esencadena un alza general de precios鈥. Digo que genera con fusi贸n por tres motivos: 1) introduce al alza de precios como integrante del concepto de inflaci贸n, lo que no es correcto; 2) no se produce un alza 鈥済eneral鈥 de precios (si as铆 fuera, s贸lo ser铆a una cuesti贸n de asiento contable, pues todos los precios, incluyendo salarios, subir铆an en la misma proporci贸n); 3) tampoco es que los precios 鈥渟uben, lo que ocurre es que la unidad utilizada para simbolizar esos precios ha perdido valor.

聽 聽Lo que la inflaci贸n produce es una distorsi贸n de los precios relativos, esto es, la relaci贸n entre el valor de los bienes y el de la moneda en la que se expresan los precios. No todos los precios se alteran al mismo tiempo ni en la misma proporci贸n, porque no son los precios lo que se infla, sino la cantidad de moneda. La distorsi贸n en el concepto de inflaci贸n llev贸 a que finalmente 鈥揺n la acepci贸n actual-, la Real Academia acabara cediendo a la presi贸n pol铆tica de identificar a la inflaci贸n con el aumento de los precios, salvando as铆 la responsabilidad de los pol铆ticos y coloc谩ndola en cabeza de los comerciantes.

聽 聽Ya desde hace tiempo, Ludwig von Mises advert铆a lo siguiente:

聽Para evitar ser acusado de las nefastas consecuencias de la inflaci贸n, el gobierno y sus secuaces recurren a un truco sem谩ntico. Tratan de cambiar el significado de los t茅rminos. Llaman 鈥渋nflaci贸n鈥 a 17 la consecuencia inevitable de la inflaci贸n, es decir, al aumento en los precios. Ans铆an relegar al olvido el hecho de que este aumento se produce por un incremento en la cantidad de dinero y sustitutivos del dinero. Nunca mencionan este incremento. Atribuyen la responsabilidad del aumento del coste de la vida a los negocios. Es un caso cl谩sico de ladr贸n gritando 鈥溌l ladr贸n!鈥. El gobierno, que produjo la inflaci贸n multiplicando la oferta de dinero, incrimina a los fabricantes y comerciantes y disfruta del papel de ser un defensor de los precios bajos(18).

聽 聽De este modo, la pr茅dica pol铆tica, te帽ida de ciencia econ贸mica, logr贸 torcer el significado vulgar de la palabra inflaci贸n, produciendo ese efecto tan bien descripto por Mises(19).

V. La inflaci贸n como delito

Fuera del supuesto de reemplazo de billetes da帽ados o en los escasos y muy bien fundamentados casos en que un previo aumento sostenido de la producci贸n de bienes justifique incrementar la cantidad de dinero, la emisi贸n de moneda ocasiona un perjuicio directo a todas las personas.

聽 聽Es una especie de depredador silencioso, que no se hace ver ni o铆r por las personas que, sin embargo, advierten las consecuencias de su aparici贸n en sus propios bolsillos. Y como la inflaci贸n no tiene efectos autom谩ticos ni parejos, en general perjudica con mayor intensidad a quienes reciben el dinero en 煤ltima instancia y necesitan utilizarlo para sobrevivir y no est谩n en condiciones de buscar formas de inversi贸n que les permita evitar parte de sus consecuencias, es decir, a las personas con menores recursos econ贸micos.

聽 聽Pueden se帽alarse algunos delitos con los que es posible vincular la producci贸n de inflaci贸n.

a. Delitos contra la propiedad

En primer lugar, y como se advierte con claridad, vulnera la propiedad, de una manera especialmente perversa. A diferencia de otras figuras penales contra la propiedad, la inflaci贸n no implica un apoderamiento f铆sico en sentido estricto, como sucede con el hurto o el robo (el Estado no toma el dinero del bolsillo de la gente), o una maniobra para que la persona, enga帽ada por su ardid, le entregue su dinero (estafa). En cambio supone que el Estado se queda con una porci贸n del dinero de todos, haciendo que su valor disminuya. Es como un mago que hace desaparecer monedas ante los ojos de los perplejos espectadores de su actuaci贸n.

聽 聽El cercenamiento del valor del dinero se hace a plena luz del d铆a, con conocimiento y t谩cita aceptaci贸n de las v铆ctimas, que en realidad act煤an con tal pasividad como consecuencia del error en el que incurren al pensar que el origen de la desvalorizaci贸n del dinero que tienen en sus carteras no se debe a la emisi贸n monetaria. En todo caso, el ardid defraudatorio podr铆a consistir en el enga帽o sostenido y sistem谩tico sobre las causas de la depreciaci贸n de la moneda, del cual, como vimos, se han hecho c贸mplices hasta los redactores de los diccionarios.

聽 聽De hecho, las acciones de aquellos que producen estos cr铆menes, no se dirigen espec铆ficamente a actuar sobre personas o bienes determinados. Por ello es una acci贸n tan curiosa que, sin dejar de afectar la propiedad privada, supone acciones que podr铆an caer en la esfera de otros tipos de cr铆menes que lesionan bienes jur铆dicos distintos.

b. Delitos contra la fe p煤blica. Falsificaci贸n y adulteraci贸n de moneda

Parece claro que la acci贸n de los funcionarios que inflan la cantidad de dinero es similar a la de quienes en el pasado le quitaban metal valioso a las monedas para incrementar su cantidad. Es una forma moderna de adulteraci贸n. Los delitos contra la fe p煤blica fueron entendidos originariamente como violaciones a la confianza depositada por el gobernante en sus funcionarios, lo que inclu铆a al peculado, las falsedades en documentos oficiales, o asentadas 19 por notarios o escribanos, o la falsificaci贸n o adulteraci贸n de moneda acu帽ada por el Estado, violaci贸n de secretos, la quiebra fraudulenta de negocios p煤blicos, etc.(20).

Al ser el Estado quien imprime el dinero en forma coactiva a trav茅s del curso legal y forzoso de billetes, su acci贸n de incrementar la cantidad de dinero que las personas deben obligatoriamente usar y recibir en sus transacciones constituye una forma de adulteraci贸n.

聽 聽 Claro est谩 que en rigor, lo que adultera el gobierno no es la moneda (o el billete) sino su valor. Los billetes siguen siendo iguales a otros que ya han sido impresos con anterioridad, emitidos por la autoridad legalmente autorizada y con los mismos signos y calidad de origen de los dem谩s billetes. Lo que sucede es que al incrementar notablemente la cantidad, cercenan el valor de cada billete (no s贸lo de los nuevos, sino de los que hab铆an sido impresos antes), generando una forma sui generis de adulteraci贸n.

c. Delitos contra la administraci贸n p煤blica.

La acci贸n de los funcionarios del gobierno que realizan estas maniobras que perjudican a la comunidad entera y al sistema econ贸mico del pa铆s, roza tambi茅n varias figuras de delitos contra la administraci贸n p煤blica.

聽 聽Desde el incumplimiento de deberes de funcionario p煤blico o el abuso de poder, hasta las exacciones o la malversaci贸n, se pueden encontrar rasgos distintivos de figuras delictivas en la conducta de los productores de inflaci贸n.

聽 聽Como h谩bilmente los pol铆ticos han cubierto sus huellas utilizando como en otras circunstancias a sus 鈥渆conomistas鈥 de cabecera, siempre queda latente la duda 鈥搎ue en materia penal debe ser interpretada a favor del imputado- de que los funcionarios hayan obrado como lo hicieron siguiendo ciertas tendencias o teor铆as econ贸micas, avaladas incluso por ganadores del Premio Nobel en la materia.

聽 聽Por ello, si en el futuro se quisiera llevar estas conductas al 谩mbito del derecho penal, deber谩 ser clara la legislaci贸n al se帽alar que la emisi贸n de dinero fuera de las taxativas excepciones mencionadas, deber谩 ser considerado una lesi贸n a la administraci贸n p煤blica, a la propiedad y a la fe p煤blica, de modo que ning煤n funcionario pueda alegar su desconocimiento o confusi贸n al respecto.

VI. Una propuesta concreta.

Desde que los Estados tomaron el monopolio legal de la moneda, no se ha reconocido limitaci贸n efectiva a su poder de degradar su valor 鈥搚 por ese camino provocar una exacci贸n a la propiedad privada de los habitantes-, m谩s all谩 de los propios l铆mites que se imponen a s铆 mismos, y que en la mayor parte del mundo no han servido para evitar la expoliaci贸n institucionalizada.

聽 聽Por esta raz贸n parece justificarse incluir en los c贸digos penales una figura que reprima los excesos de los gobernantes en su manejo del dinero, para la protecci贸n de los tres grupos de bienes jur铆dicos a los que me refer铆 en el punto anterior. Me inclino por incluir la figura que propondr茅 a continuaci贸n, dentro de los delitos contra la fe p煤blica, en el cap铆tulo de la falsificaci贸n de moneda.

聽 聽Es verdad que la adulteraci贸n de moneda atenta contra el derecho de propiedad. Ello sucede claramente con el falsificador privado de moneda, que en general aspira a utilizar dicha moneda espuria como ardid para provocar disposiciones patrimoniales a sus v铆ctimas.

聽 聽Sin embargo, la adulteraci贸n de dinero estatal de curso forzoso, producida por el propio gobierno, excede la vulneraci贸n de la propiedad privada, entre otros motivos porque su finalidad no es la apropiaci贸n de una suma espec铆fica perteneciente a personas concretas, sino que la vulneraci贸n a la propiedad se produce como efecto indirecto de la verdadera intenci贸n del Estado, que es incrementar la cantidad de dinero para poder pagar sus deudas trasladando la carga a todos los habitantes.

聽 聽Ello es particularmente claro trat谩ndose de dinero fiduciario impuesto por el Estado, pues se trata de:

a. Dinero emitido de manera monop贸lica por el Estado y puesta a circular masiva e indiscriminadamente.(21)

b. Dinero de curso forzoso que debe ser aceptado en toda transacci贸n de manera obligatoria.

c. Una producci贸n de dinero de tal magnitud que tiene aptitud para modificar de manera sustancial la relaci贸n de valor del dinero con los dem谩s bienes y servicios.

聽 聽Es decir que no se trata ya de una adulteraci贸n puntual utilizada para enga帽ar a personas determinadas y aprovecharse patrimonialmente de ellas, sino de una acci贸n que, m谩s all谩 de las distorsiones puntuales que origine en las transacciones, perjudica a la comunidad toda al afectar el valor general del dinero.

聽 聽Por tal motivo entiendo que es aqu铆 donde debe ubicarse esta figura. De hecho, el actual C贸digo Penal argentino 鈥搒ancionado en 1923, cuando aun reg铆a el patr贸n oro en buena parte del mundo y exist铆an billetes privados emitidos por los bancos- se preve铆a una pena de uno a seis a帽os de prisi贸n e inhabilitaci贸n absoluta por el doble del tiempo, para el 鈥渇uncionario p煤blico鈥 que fabricare, emitiere o autorizare la fabricaci贸n o emisi贸n de moneda, billetes de banco o cualquier t铆tulo鈥 en cantidad superior a la autorizada鈥 (art铆culo 287).

聽 聽Lo 煤nico que impedir铆a la aplicaci贸n de esta figura penal a los funcionarios del Banco Central responsables por la emisi贸n monetaria en la actualidad, es la imposibilidad f谩ctica de determinar cu谩l es la cantidad 鈥渁utorizada鈥 de dinero que se puede emitir. El mismo Estado se ha autorizado a s铆 mismo a emitir dinero sin l铆mites concretos, objetivos y externos a su propia voluntad.

聽 聽Por tal motivo, la figura penal que propongo deber谩 ir acompa帽ada de una modificaci贸n al estatuto del Banco Central o autoridad similar en cada pa铆s, por la que se pongan l铆mites estrictos y claros a esa atribuci贸n, que permitan completar el tipo penal salvando el principio de legalidad.

聽 聽El delito se verificar谩 con la orden de emitir dinero y ponerlo en circulaci贸n m谩s all谩 de tales l铆mites. Violarlos, con independencia de las motivaciones del funcionario que promueve la emisi贸n, supone una lesi贸n a la confianza p煤blica, que las personas depositan en el gobierno que maneja el 22 dinero, y que est谩n obligadas a utilizarlo con todas sus consecuencias, debido a su curso forzoso.

聽 聽Propongo entonces que se incorpore un 煤ltimo p谩rrafo al art铆culo 287 del C贸digo Penal Argentino, en los siguientes t茅rminos:

聽 聽Se impondr谩 prisi贸n de 3 (TRES) a 15 (QUINCE) a帽os e inhabilitaci贸n absoluta por el doble del tiempo de la condena a prisi贸n, y multa de 2 (DOS) a 20 (VEINTE) millones de pesos, al funcionario del Banco Central de la Rep煤blica Argentina que ordenare o autorizare la emisi贸n de dinero de curso legal y forzoso en la Rep煤blica, en cantidad superior a la autorizada legalmente. En la misma pena incurrir谩n los funcionarios p煤blicos que recibieren y pusieren en circulaci贸n dicho dinero, conociendo o debiendo conocer su origen espurio. Junto con la acci贸n penal, deber谩n promoverse las acciones civiles en forma solidaria respecto de todos los imputados, para resarcir los gastos irrogados al Estado por la impresi贸n del dinero ilegalmente producido. Tambi茅n deber谩 disponerse la inmediata destrucci贸n de las sumas de dinero emitidas de manera espuria.

聽 聽Ello requerir谩, adem谩s, una modificaci贸n en la ley org谩nica del Banco Central que establezca l铆mites objetivos a la posibilidad de emitir moneda. En un sistema de moneda fiat que no est谩 atada a la existencia de ning煤n bien en especial, la emisi贸n s贸lo deber铆a ser justificada para reemplazar aquella en mal estado que se destruye, en id茅ntica cantidad, y tambi茅n de manera excepcional, en cantidades limitadas, cuando un sostenido y acreditado crecimiento en el tiempo de la cantidad de bienes y servicios en el mercado haga necesario adecuar la cantidad de dinero circulante. Ello deber铆a ser dispuesto por ley del Congreso, con un l铆mite a la emisi贸n anual de moneda que no exceda del incremento en el mismo per铆odo del Producto Bruto Interno.

聽 聽Cualquier emisi贸n y puesta en circulaci贸n de dinero fuera de estos motivos y limitaciones, debidamente justificados, deber铆a ser considerado cercenamiento punible.

聽 聽Sujetos activos de este delito podr谩n ser tanto los funcionarios del Banco Central, del Poder Ejecutivo, y espec铆ficamente del Ministerio de Econom铆a o quien ejerza sus funciones, que intencionalmente ejecuten u ordenen 鈥揺n la esfera de sus atribuciones legales- la emisi贸n del dinero y su puesta en circulaci贸n. En el caso de los funcionarios ejecutivos que disponen del dinero聽 para su uso en gastos del gobierno, su responsabilidad dolosa se basa fundamentalmente en el mayor deber de cuidado que le exige el nivel y especializaci贸n de su cargo.

聽 聽En tiempos en que la emisi贸n de billetes nuevos ser谩 muy excepcional, el uso de tal dinero por parte de funcionarios que lo reciben del Banco Central requiere un cuidado especial para garantizar que su origen no es il铆cito.

聽 聽No tendr谩n responsabilidad los empleados que, cumpliendo 贸rdenes superiores, ejecuten la acci贸n material de imprimir el dinero. Tampoco es necesario que los imputados se involucren materialmente en tal impresi贸n o en su utilizaci贸n posterior. Basta con que emitan las 贸rdenes para su producci贸n o disposici贸n.

聽 聽El delito deber谩 considerarse consumado con la puesta en circulaci贸n 鈥 por cualquier medio que fuere- de ese dinero irregularmente impreso, sea por disposici贸n del Banco Central o del Poder Ejecutivo. La figura admitir铆a tentativa, en el caso en que los funcionarios emitieran los decretos, resoluciones o circulares respectivas ordenando la impresi贸n y puesta en circulaci贸n, pero que dicha circunstancia no llegara a materializarse por ser interrumpida antes, ya sea por la intervenci贸n de alguna autoridad gubernamental u orden judicial. En caso en que los billetes fueran efectivamente impresos, pero la maniobra fuera interrumpida antes de su puesta en circulaci贸n, a la pena prevista para la tentativa deber谩 unirse la responsabilidad civil por los costos de la emisi贸n del dinero.

聽 聽Por tal motivo, propongo tambi茅n modificar la Carta Org谩nica del BCRA 鈥搇ey 24.144 y sus modificatorias-, agregando un 煤ltimo p谩rrafo al art铆culo 3掳 en los siguientes t茅rminos:

聽 聽A efectos de lo dispuesto en el p谩rrafo anterior, el BCRA s贸lo podr谩 disponer la emisi贸n de dinero de curso legal y forzoso en el pa铆s, en los casos en que deban reemplazarse billetes en mal estado cuya destrucci贸n se disponga, o cuando una ley del Congreso lo autorice expresamente, sobre la base de un sostenido crecimiento de la producci贸n de bienes y servicios debidamente acreditado. En este 煤ltimo caso, la cantidad de dinero circulante no podr谩 ampliarse por encima del incremento real del Producto Bruto Interno en el 煤ltimo a帽o.

聽 聽El resto de la normativa que organiza las funciones y facultades vinculadas con la emisi贸n y puesta en circulaci贸n de 24 dinero por el Banco Central deber谩 adecuarse a lo dispuesto por este art铆culo.

聽 聽Entiendo que estas modificaciones permitir铆an lograr dos efectos: 1) Aclarar que el responsable por la depreciaci贸n monetaria, que habitualmente el gobierno trata de explicar c贸mo un aumento de precios imputable a los comerciantes, es la autoridad estatal que dispone la emisi贸n y puesta en circulaci贸n de moneda sin respaldo. 2) Desalentar esta perversa pr谩ctica gubernamental que llevan permanentemente a generar el d茅ficit cr贸nico en el presupuesto debido a un mal manejo financiero